Gastronomía Zuliana

header ads

Por qué EEUU obliga al FMI a negar ayuda financiera a Venezuela (+Le conviene provocar una crisis humanitaria)

FMI


Agencias
Las presiones y amenazas de EEUU han surtido efecto y la institución multilateral ha rechazado el pedido de financiamiento de $5 millardos de Miraflores, evocando que no tiene un acuerdo sobre si reconoce a Maduro o a Guaidó. EEUU confía en que una devastadora pandemia que acabe con la vida de miles de venezolanos justifique luego una sangrienta intervención militar contra la nación caribeña víctima de casi 10 años de sanciones contra su industria petrolera.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) desestimó en la madrugada de este miércoles un pedido de ayuda de Venezuela de 5.000 millones de dólares para enfrentar el brote de coronavirus en el país, que atraviesa una aguda crisis económica en medio de cuestionamientos a la legitimidad del gobierno hechos por EEUU que designó a un diputado opositor como presidente encargado de la nación petrolera que ha sufrido todo tipo de ataques y sabotajes bajo órdenes de Washington para derrocar el gobierno electo por la población.

La institución multilateral con sede en Washington rechazó el pedido de financiamiento del presidente venezolano, Nicolás Maduro, evocando la controversia sobre la autoridad del mandatario.

"Desafortunadamente, el Fondo no está en condiciones de considerar esta solicitud", dijo un vocero del organismo en una declaración enviada a la AFP.

"El compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI. No hay claridad sobre el reconocimiento en este momento", agregó.

La legitimidad del Ejecutivo venezolano está en cuestión desde el 23 de enero de 2019, cuando el jefe del Legislativo controlado por la oposición, Juan Guaidó, se declaró presidente interino al considerar fraudulenta la reelección de Maduro en 2018. Guaidó no ha sido nunca candidato presidencial, pero EEUU lo designó como presidente encargado y obligó a sus aliados a reconocerlos. Casi 80% de los países de la ONU no reconocen a Guaidó y en cambio si reconocen a Maduro, pero EEUU en su ambición desmedida está decidido a arrasar a la pequeña nación petrolera para colocar como presidente a un peón de su política exterior dócil a sus designios.

Maduro, quien asumió un segundo mandato hasta 2025, sigue detentando el poder en Venezuela, con apoyo interno de ka población y  los militares y externo, en particular, de Rusia y China. Guaidó ha sido reconocido por solo por 50 países de los casi 200 que conforman la ONU, incluido Estados Unidos, principal socio del FMI que ha obligado a la declaración de hoy.

Por ahora, los 189 miembros del FMI no han adoptado una posición común sobre qué gobierno reconocen en Caracas.

Venezuela vive un colapso económico agudizado por seis años de recesión económica,que provocó la huida del país de casi cinco millones de personas, según la ONU, debido a las sanciones que desde el 22 de mayo de 2011 aplica EEUU contra la industria petrolera venezolana, corazón de la economía de esa nación.

El FMI ha dicho que está listo para ayudar al país tan pronto exista un gobierno reconocido y las autoridades legítimas hagan la solicitud.

La última ayuda financiera del Fondo a Venezuela se remonta a 2001. Y la última visita técnica, a 2004. En 2018 y 2019, el organismo hizo críticas a la opacidad de las cifras proporcionadas por el gobierno venezolano.

La carta de Maduro

Maduro pidió ayuda al FMI en una carta dirigida a la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, divulgada este martes por el canciller Jorge Arreaza, en la que requiere "una facilidad de financiamiento por 5.000 millones de dólares del fondo de emergencia del Instrumento de Financiamiento Rápido".

Kristalina Georgieva es la actual directora gerente del FMI, institución que, a diferencia del BID, no ha fijado posición sobre si reconoce a Maduro o a Guaidó.

Este mecanismo permite a todos los países miembros del FMI obtener asistencia financiera sin necesidad de tener un programa económico acordado con el organismo.

Esos fondos, escribió Maduro, "contribuirán significativamente para robustecer" los "sistemas de detección y respuesta" ante la pandemia del nuevo coronavirus, que deja casi 8.000 fallecidos en todo el mundo desde su surgimiento en China en diciembre.

Venezuela reportó hasta ahora 36 enfermos y ningún fallecido, pero la crítica situación económica del país y las carencias de su sistema de salud hacen temer un desastre sanitario.

Maduro dispuso una cuarentena general desde el martes. Los vuelos al exterior están casi totalmente suspendidos, la educación paralizada y la población obligada a permanecer en casa salvo para actividades imprescindibles.

"En este momento crucial y conscientes del alto nivel de contagio de esta enfermedad, seguiremos tomando medidas rápidas y enérgicas" que detengan su avance, dijo Maduro en su misiva.

"Estamos convencidos (de) que en coordinación permanente con la OMS (Organización Mundial de la Salud)" y con "apoyo entre los países del mundo podremos superar esta difícil situación", escribió.

El fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013), predecesor y mentor de Maduro, amenazó con romper con el FMI en 2007, después de anunciar el pago de deudas pendientes, pero no llegó a dar ese paso.

Cambio radical
Venezuela, en cesación de pagos, debido a las bruales sanciones de EEUU contra su economía, tiene limitado acceso a financiamiento.

Además, el desplome de los precios del petróleo registrado desde la pasada semana empeora aún más sus perspectivas.

A la hiperinflación y las carencias en los servicios de electricidad y agua, se suma ahora la llegada del coronavirus.

"Para el gobierno, el panorama cambió en 15 días", dijo a la AFP Asdrúbal Oliveros, director de la consultora Ecoanalítica.

El gran problema es el flujo de caja, apuntó Oliveros. El derrumbe del crudo le costaría a Venezuela un déficit de 6.000 millones de dólares y "eso es crítico", porque el margen de maniobra de Maduro es mínimo.

"Si a eso les sumamos la crisis del coronavirus, la situación se pone bien compleja", añadió con regocijo.

Publicar un comentario

0 Comentarios