Gastronomía Zuliana

header ads

VENEZUELA: 9 años de sanciones de EEUU contra PDVSA y 14 años contra otros sectores del país (+Reporte Especial)

Trabajadores PDVSA

BBC / Agencias
En mayo de 2011 el Departamento de Estado de EE.UU. cumplió con la advertencia que venía haciendo desde hace varios meses y finalmente este martes anunció sanciones contra la petrolera estatal, Petróleos de Venezuela (PDVSA). A estas sanciones seguirían durante estos nueve años medidas cada vez más dañinas, incluido el bloqueo total de 2019 a PDVSA y el país. Todo eso ha producido enorme daño a la industria petrolera nacional lo que ha ocasionado a su vez la disminución de su producción.

La medida contra Pdvsa y otras siete empresas internacionales se produce por supuestamente haber incumplido una prohibición sancionada por el Congreso de EE.UU. de exportar productos energéticos a Irán, parte del programa de sanciones contra esa nación por su programa nuclear.

En el caso de Pdvsa, la compañía más grande entre las sancionadas, el subsecretario de Estado, James Steinberg, explicó que le petrolera venezolana no podrá contar con financiamiento del Export-Import Bank estadounidense, gozar de licencias de exportación en EE.UU. y obtener contratos con el gobierno estadounidense.

Las sanciones ayudaron en se momento a complicar un poco más las malas relaciones entre ambas naciones. EEUU apoyó un golpe de estado en 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez, y ha venido aplicando sanciones contra la nación caribeña desde el año 2006. Durante los años del chavismo en el poder EEUU ha apoyado financieramente a diversos movimientos insurreccionales, como las violentas y sanguinarias guarimbas de la primera y segunda década que sembraron muerte y destrucción en la pequeña nación, primera reserva mundial de petróleo.

De como EEUU asume el derecho de decidir con quién se puede negociar o no
La decisión buscaba hacer cumplir la Ley Integral de Sanciones a Irán, Responsabilidad y Desinversión (Cisada, por sus siglas en inglés) impuesta por EEUU, pero a la que Venezuela, como nación soberana no está obligada legalmente a atenerse.

La Cisada fue adoptada en 2010 para ampliar las sanciones vigentes desde 1996 sobre Irán, en momentos álgidos del contencioso por los planes nucleares de Teherán, que la comunidad internacional considera que tienen fines militares y no los pacíficos que asegura que busca el gobierno iraní.

Desde hace varios meses el Departamento de Estado venía amenazando a Venezuela que actuaría en su contra por realizar convenios con Irán.
Según Washington, en diciembre de 2010 y en marzo de 2011 los venezolanos despacharon dos cargamentos de un compuesto que se usa para mejorar la calidad de la gasolina. En total la venta totalizó US$50 millones.

"Este anuncio confirma las viejas preocupaciones sobre el apoyo que otorga al sector energético de Irán entidades de países como Venezuela" dijo en un comunicado la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Ileana Ros-Letihnen.
También contra la Misión Vivienda
En 2009, luego de una visita del presidente Hugo Chávez a Teherán, ambos países subscribieron un convenio mediante el cual PDVSA suministraría 20.000 barriles diarios de gasolina al mercado iraní. El  dinero proveniente de la negociación se utilizaría para financiar la Gran Misión Vivienda Venezuela. 
 "Cuando las sanciones contra PDVSA fueron anunciadas, el gobierno venezolano estaba construyendo y entregando masivamente apartamentos y casas de excelente calidad a través de la Misión Vivienda. En Zulia y otras regiones el Convenio con Irán incluía la construcción de viviendas como el Urbanismo Fabricio Ojeda que casualmente, tenía previsto entregar sus primeros dos mil apartamentos en junio de 2011. Eso llenó de rabia a la oposición y a la embajada estadounidense, quienes al principio creyeron que no se entregarían más de una decenas de miles de casas, pero ya en ese momento sobre pasaban las 100 mil y la proyección señalaba que antes de 2015 se entregaría la vivienda 1 millón. Había que hacer algo y ese algo fue sancionar a PDVSA, que era y es el músculo financiero detrás de la Misión Vivienda. Las sanciones de 2011 fueron un ataque contra el derecho de los venezolanos a vivir dignamente" señala un analista económico venezolano quien prefirió mantener su nombre en reserva por temor a represalias. 

Lo dicho por el analista anterior explica en parte las sanciones y los años previos de sabotaje y paros en la industria petrolera. El para petrolero 2002-2003 causó a largo plazo más de 200 mil millones de dólares en pérdidas a la economía venezolana. 

"Fue una puñalada dada por venezolanos a las órdenes de una potencia extranjera. Aquellos que protagonizaron el parao, son unos criminales y la historia se encargará de hacerlo saber a las futuras generaciones" concluye el analista cita.

"Esto no prohíbe la venta de crudo venezolano a EE.UU." dijo a BBC Mundo, Charles Luoma-Overstreet, portavoz de la oficina del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

Además Luoma aclaró que "la penalización no afectará a las subsidiarias de Pdvsa", particularmente a Citgo, la mayor red de gasolineras que hay en EE.UU. y que es propiedad de la petrolera venezolana.

Sin crédito
En cuanto a la imposibilidad de conseguir financiamiento con el Ex-Import Bank, la institución estadounidense que promociona la venta de la industria estadounidense en mercados internacionales, Venezuela no tiene tratos con la institución desde 2001.

Fuentes del Ex-Import explicaron a BBC Mundo que en ese año se subscribió un crédito para la exportación de equipos petroleros por US$100 millones que ya ha sido pagado en su totalidad.

Entre 2002 y 2003 el crédito del país "cayó en picada", dijo la fuente, por lo que el banco "cerró a Venezuela", que es como se identifica cuando la institución no otorga más préstamos para exportar a algún país que considere "riesgoso", según explicó la fuente.
Derechos de autor de la imagen afp
Image caption Los negocios entre Caracas e Irán son vistos con desconfianza desde Washington.

En cuanto a las licencias de importación, no aplicarían al caso venezolano, ya que se trata de permisos que necesitan algunas fábricas cuando quieren comercializar productos que incluyan algún tipo de tecnología "sensible" estadounidense, como productos militares.
Bajan los bonos
Recién emitidas las sanciones contra PDVSA los bonos de la petrolera para pagar en 2017 sufrieron su mayor pérdida de valor en tres meses, una reacción preventiva que los mismos operadores del mercado reconocían que no tenía en cuenta aún todas las implicaciones. 

Nueve años despúes se aprecia en toda su crueldad que la afirmación de Teodoro Petkoff de que las sanciones contra PDVSA iban directo a la yugular de la economía del país eran ciertas. Han provocado una crisis económica que no existía en 2011, hiperinflación, emigración, quiebre económico y de empresas.

El argumento político fue en aquel momento similar al de ahora, señalando falsamente que dichas sanciones no tendrían impacto en la industria ni en la calidad de vida de los venezolanos. 

"El mantra hoy día es decir que las sanciones comenzaron en febrero de 2019. Así lo han dicho los mentirosos compulsivos y cómplices de la destrucción económica del país a manos de EEUU, sus operadores internos de la oposición. Bien lo ha dicho Claudio Fermín, que no les importa destruir el país para hacerse con el poder que USA les deje ejercer a cambio de la entrega de las riquezas del país, No he apoyado nunca al chavismo, por mis convicciones, pero tampoco apoyo esta barbaridad contra mi país" señala un profesor del IESA, que prefirió mantener su nombre en reserva.

Publicar un comentario

0 Comentarios