Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

Post nubila corruptus: En LUZ las mafias cobran hasta 300 dólares por un fondo negro firmado por el Rector

LUZ que te apagaste

Red de Noticias / Reporte Especial
Más de un año lleva José intentando certificar el fondo negro de su título de ingeniero en LUZ, pero no le ha sido posible debido a que el Centro de Documentación e Información y Archivo (CEDIA) no ha estado prestando el servicio desde hace año y medio aproximadamente. 

"Primero intenté tomar cita vía internet para hacer el trámite cuando el sistema me fijara fecha, pero nunca había fecha disponible. Fui al CEDIA y allí me indicaron que siguiera intentando. Esa misma semana la página dejó de emitir citas hasta nuevo aviso" dice con tristeza el profesional de la ingeniería quien a diferencia de otros profesionales que requieren el fondo negro certificado y otros documentos, no piensa emigar del país sino cumplir con el requisito que le impone una universidad privada para poder presentar su Trabajo de Grado y graduarse en una maestría en Finanzas

"Esto me ha producido mucha impotencia pues solo quiero graduarme en una maestría donde obtuve excelentes notas. Incluso le escribí por Twitter al Presidente de la República, al Ministro de Educación Superior, al Rector y demás autoridades de LUZ, pero no obtuve respuesta de ninguno. Hice hasta un blog con una carta abierta para cada uno de ellos, pues tenía fe en que podría conseguir respuesta de alguno, pero nada. Lo más reciente que sé es que ahora se hace con un gestor que cobra en dólares, pero lamentablemente no tengo dólares y los bolívares que gano apenas cubren parcialmente los gastos de mi familia" finaliza diciendo el ingeniero a quien ubicamos a través de su blog y quien amablemente contestó a nuestras preguntas.

El CEDIA cerrado y los gestores cobrando "bajo cuerda" 
cerrado
COMPRUÉBELO USTED MISMO Coloque CEDIA en el buscador Google y le aparecerá lo mostrado en la imagen. El CEDIA está cerrado desde hace casi 2 años para mediante ello cobrar grandes sumas de dinero en dólares a quienes necesitan hacer un trámite. Es un crimen que debe ser castigado.

Mientras el CEDIA tiene más de año y medio sin prestar servicios e incluso en su web aparece que no están emitiendo certificaciones, necesarias para poder concluir postgrados o apostillar, bajo cuerda el corrupto engranaje instalado en esa universidad no sólo dicta postgrados exprés a extranjeros (a cambio de dólares, muchos dólares) sino que mantiene un esquema extorsivo para estafar a los desventurados egresados, en mala hora, de la institución que hoy no es ni la sombra de lo que fue hasta finales del siglo pasado

Es una opinión generalizada que LUZ está en manos de forajidos y mafiosos que paralizan la institución y tras bambalinas realizan sus negocios sucios cobrando exorbitantes cantidades en dólares para entregar certificaciones y documentos que deben tener una tarifa accesible y en bolívares. Si todavía queda estado de derecho en este país, esa mafia debe ser desmantelada y sus integrantes puestos tras las rejas. No hacerlo equivale a constituirse en cómplice de los desafueros que allí se cometen bajo el amparo de una directiva que cierra el CEDIA para engordar sus bolsillos cobrando elevadas cantidades de dólares a quien quiera legalizar algún documento

¡Es el colmo del hampa togada! 

“¡300 dólares o no certificas!”
Casi dos años están por cumplirse desde que el CEDIA dejó de certificar documentos: notas, fondos negros, etc. Durante ese tiempo miles de dólares se han cobrado a los desesperados usuarios para poder obtener sus documentos certificados, pues la corrupción y el delito más atroz campean en la oficina del que firma los documentos luego del pago en divisas y demás “autoridades” de esa universidad, sumida en un estado lamentable de criminalidad. 

“Necesito el fondo negro certificado para apostillar y también para poder concluir una maestría que no he podido presentar trabajo de grado debido a la falta del documento. Luego de ir al CEDIA más de 20 veces desde octubre de 2017 lo único concreto que tengo es la solicitud de 300 dólares para que me den las notas certificadas y el fondo negro. Según el gestor que alguien me ayudó a contactar, el Rector cada vez pide más. Hace unos meses pedían 80 dólares y el año pasado hasta con 50 dólares se podía hacer, me contó una amiga que emigró a Chile. Los miembros de esta camarilla del crimen nos están robando el futuro, nos están impidiendo continuar estudios, nos están coartando nuestro derecho a estudiar o a apostillar nuestros títulos. Ya estoy que pierdo la maestría, el dinero y el tiempo que invertí en ella. ¡No es justo!” dice Alida, una egresada de Comunicación Social afectada por la mafia que según ella “tiene su sede en la rectoría”. 

Igual drama vive Alcibíades (nombre ficticio por temor a represalias e incluso violencia física contra su persona). Según él “ya esta semana desistí de ir y venir. Estoy haciendo un doctorado en una universidad privada y me piden el fondo negro tipo apostilla para dejarme presentar la tesis, pero ya tengo un año largo en este sufrimiento, sin que hasta ahora se vea una solución. Alguien me pidió 270 dólares solo por el fondo negro certificado, con las notas llega a 300 dólares. Yo no gano ni siquiera para poder comprar la comida completa de mis hijos, mis padres, mi esposa y mi persona. ¿De dónde cree el Rector que voy a tener para sacar 300 dólares y pagarle por un fondo negro certificado que debería tener un costo accesible y en bolívares? He perdido las esperanzas. 300 dólares son como 2 millones de bolívares soberanos y mi sueldo apenas llega a 100 mil mensuales, por lo que necesitaría dejar de comer dos años para pagarles a esos malnacidos que con ironía me dijeron que daba los 300 dólares o no certificaba” señala con rabia. 

En otras universidades no es así
Por su parte Pierina, egresada de Ingeniería Industrial, comenta que tuvo que vender su vehículo para poder cumplir con las exigencias de los hampones que dirigen la mafia encargada de mantener cerrada la atención en el CEDIA para cobrar elevadas sumas en dólares. “Vendí mi automóvil y pagué 190 dólares por un fondo negro, notas, pensum y posición en la promoción. Eso en enero de este año. El fondo negro lo necesitaba para concluir una maestría en la Universidad Yacambú, donde me pidieron que tuviera formato internacional como el usado para apostillar. Mi esposo me convenció de vender nuestro automóvil para evitar perder la inversión en tiempo y dinero que había hecho con mi maestría, pero siento que odio al Rector y odio haber estudiado en una universidad dirigida por hampones. Mi esposo que es egresado de ULA hizo ese trámite sin pagarle a nadie, en una mañana, hace unos meses. Fuimos a Mérida y el mismo día le entregaron lo que requirió certificar. Él es ingeniero mecánico egresado de al ULA”. 

 Un llamado urgente al CNU y al Fiscal General de la República
“Es necesario que el Consejo Nacional de Universidades tome cartas en el asunto urgentemente ante este estado de crimen generalizado que afecta a los egresados de LUZ, quienes son extorsionados para poder acceder a certificaciones en una universidad que funciona con dinero público, también a investigar a fondo las denuncias de ventas de títulos a extranjeros y el amparo de grupos hamponiles que cobran vacuna en la Ciudad Universitaria” señala enfático un profesional egresado de la Universidad del Zulia, afectado él, su esposa y su hija mayor por el cobro forzoso de 300 dólares que han impuesto las mafias que gobiernan LUZ. 

“Creo que si esto sigue va a llegar un momento en que la rabia de la ciudadanía profesional egresada de LUZ estallará. Ese día que no se lamenten, porque los tenemos identificados, todos sabemos que los hilos se mueven desde el despacho de quien sin estar abierto el CEDIA, firma montones de certificaciones a quienes pagan en dólares, lo cual indica que recibe parte del dinero robado a los egresados. Pedimos al Fiscal General una investigación a fondo y que todos los demás miembros de esta logia de delincuentes paguen con cárcel” expresa el profesional que prestó hasta hace unos años sus servicios como profesor, pero que hoy debido a los bajos salarios trabaja en otros lugares. 

Si has sido víctima de estos cobros o sabes de alguien que lo haya sido, comparte esta nota en tus redes sociales. Se necesitan valientes como Luis Hómez para denunciar y acabar con las mafias que aprovechando la urgencia de las personas se apoderan de las instituciones para corromperlas. Los egresados de LUZ merecen respeto.

No hay comentarios.: