Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

COMO SI FUERAN TAN BARATOS: Apagones y "bajones" del fin de semana dejaron quemados miles de aparatos en el Zulia

Zulia, apagones
MIENTRAS EN CARACAS NO SE VA LA LUZ En el Zulia sus habitantes pasan hasta 2 días seguidos sin electricidad y cuando llega es por 6 horas y quema los aparatos eléctricos por miles.

PANORAMA / El Zuliano
A un ‘maratón’ sofocante e inclemente estuvieron sometidos los zulianos durante este domingo de calvario eléctrico. Además del descanso, lo que el apagón se llevó va desde bombillos hasta electrodomésticos de primera necesidad, imposibles de reponer en la mayoría de los casos.

Las constantes fluctuaciones de voltaje fueron más rápidas que Naira Salazar, residente de La Rotaria, quien corrió como una deportista este 9 de junio. “¡Otra vez el aire y la cava! Hace poco, gasté 150 dólares para repararlos porque se quemó la unidad por las fallas. ¿Quién responde por estas pérdidas? Ya no tenemos de dónde sacar dinero. No podemos seguir así”, exclamó, llena de angustia.

Otro acondicionador de aire y la bomba de agua se suman a los equipos que la peor crisis del sistema eléctrico le ha cobrado desde el 7 de marzo, cuando ocurrió el primer apagón nacional.
“Ayer vivimos un ‘apocalipsis’ de bajones. No tuvimos luz por más de 8 horas y, para terminar el desastre, se me dañó el aire. El calor que pasamos es inhumano, no aguantamos más. Mis niños, de 5 y 12 años, sufren mucho”, reclamó Thebsil Hurtado, vecina de Pomona.

Los bombillos de la residencia de Yolanda Quintero, en el sector El Potente, titilaban cual luces de Navidad por la inestabilidad que se extendió hasta la madrugada. “Los reguladores pasaban de rojo a amarillo, pero no llegaban al verde. Pudimos prender todo después de las 11:00 pm, desde las 7:00 am, cuando comenzó el acostumbrado racionamiento. En la madrugada, el ventilador se incendió y me tuve que ir a dormir con mi hija, su esposo y mi nieta. ¡Estoy arrimada en mi propia casa!”, dijo.

Lo cierto es que en buena parte de San Francisco se dispararon en seguidilla los transformadores antes y después de la explosión presentada en la subestación eléctrica San Felipe, este 9 de junio. Una situación familiar reportaron en Haticos, donde estallaron alrededor de 15 transformadores desde la tarde de este domingo; hoy se repitieron los episodios en la Fundación Maracaibo, por ejemplo.

Tras la agotadora jornada de intermitencia eléctrica, a Humberto Rubio no le encendió el microondas. “No me dio tiempo de desconectarlo”, lamentó. Por su lado, la zuliana Angie Carolina, a través de su usuario @kat_princs, en Instagram, indicó que perdió cuatro bombillos, un aire y una nevera. Incluso, algunos reclamaron que los ascensores de sus edificios quedaron inoperativos.

A principios de abril, el presidente Nicolás Maduro prometió la reposición de los electrodomésticos que los ciudadanos han perdido “con esta guerra infame”. Garantizó que el 5 de ese mes iniciarían las operaciones logísticas de distribución y venta de los productos.

Juana Paz, desde La Limpia, respondió una encuesta habilitada en la plataforma Patria para obtener los equipos a través del programa Mi casa bien equipada, pero todavía no recibe alguna notificación. “Especifiqué los dos aires, el televisor, la nevera y el microondas que tengo arrumados por los apagones. Se burlan de la necesidad de la gente”, manifestó la administradora que percibe 60 mil bolívares de salario mensual.

Pérdidas cuantiosas en comercios
Los comercios no escapan de los apagones y bajones que ocurren a diario en el estado. Las fluctuaciones eléctricas han ocasionado que equipos eléctricos como cavas y neveras industriales dejen de funcionar.

“Se me quemó un aire acondicionado, una cava, un ventilador y una lavadora durante los bajones. Tenemos muchas pérdidas y la luz no me deja que trabajemos como debería ser (…) en uno de esos bajones, la cava de un compañero botó el gas”, contó Marilín Bracho, comerciante del mercado municipal Corito, en Haticos.

Igualmente,  a María Barquero, quien vende almuerzos en un popular mercado de la ciudad, se le dañó “la cava, con protector de voltaje puesto, hace una semana. Pasó durante la noche y cuando volvimos, ya estaba quemada (…) también se quemó un microondas”, narró con dolor, mientras afirmaba que no tenía cómo reponerlos debido a que “las ventas han bajado mucho”. María ahora refrigera con hielo.

No hay comentarios.: