Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

Cifras sobre fallecidos ofrecidas por oposición son falsas totalmente

hospital
EL GOLPE ELECTRICO TAMBIÉN SERÁ DERROTADO

Desde las primeras horas del apagón, dirigentes de la plana mayor del antichavismo, junto a ONGs financiadas por el Departamento de Estado, propagaron la matriz de opinión de una masiva cantidad de fallecimientos en los hospitales derivado del sabotaje al servicio eléctrico.

En el reparto de roles y vocerías opositoras, el diputado Juan Manuel Olivares, fue quien se encargó de difundir la cifra de un total de 17 muertos que luego el presidente de la AN, Juan Guaidó, validó como cierta en una conferencia de prensa.

Olivares, además de no vivir actualmente en Venezuela, es conocido por haber liderado los camiones que intentaron ingresar "ayuda humanitaria" al país en la operación fallida del 23 de febrero. Usando su profesión de médico, en los últimos años ha sido uno de los principales propagandistas de noticias favorables a la supuesta existencia de una "crisis humanitaria" en Venezuela.

Mientras que Codevida, ONG representante de los pacientes trasplantados en Venezuela, informó que hubo 15 muertos por falta de diálisis tras la interrupción del servicio eléctrico por el sabotaje al Guri. Esta organización, dirigida por Francisco Valencia, forma parte de la coalición de ONGs que promueven la apertura de un "canal humanitario", acorde a la estrategia de intervención de la Casa Blanca.

Al tiempo que esto sucedía, el periodista Gustavo Ocando Alex, colaborador de BBC Mundo y The Miami Herald, dio la información falsa que 296 personas, entre ellas 80 neonatos, fallecieron producto del apagón en Venezuela. Esta noticia fue difundida por medios antichavistas hasta que la presidenta del Colegio de Médicos del estado Zulia, Dianela Parra, desmintió tal cifra.

De esta noticia falsa se valieron otros medios, además, para afirmar que en Venezuela han muerto 80 neonatos y casi 300 personas. Ninguno de los medios, ni opositores al gobierno, ha podido presentar una lista de fallecidos con nombres y apellidos que certifiquen sus señalamientos.

En tanto, que el ministro de salud de Venezuela, Carlos Alvarado, afirmó que no existe ningún muerto producto del apagón, mientras que informó a la población la puesta en funcionamiento de plantas eléctricas en los hospitales afectados.

En esa línea, Alvarado pidió a los pacientes que requieren diálisis que se presenten a los centros de salud donde reciben su tratamiento para ser transferidos a otros en caso de que estos no presten el servicio, dejando debilitada la narrativa de Codevida sobre enfermos renales en situación de abandono por el Estado.

Por otro lado, la necesidad de difundir información, sin contrastar, acerca de las consecuencias del ataque eléctrico coincide con la necesidad de instalar en la opinión pública nacional e internacional la figura de una "intervención humanitaria". En este contexto, estas noticias falsas forman parte de una nueva ofensiva comunicacional a favor de la "ayuda humanitaria" como una cubierta narrativa de la aplicación de la doctrina Responsabilidad de Proteger, utilizada en Libia y Yugoslavia.

Queda claro, que a nivel mediático, la operación en curso consiste en emplear las consecuencias humanas, mediante exageración y ocultamiento de los responsables directos, como recurso de convencimiento en la opinión pública internacional para justificar una injerencia militar en Venezuela. El uso de estas cifras falsas converge con la presencia de la misión técnica de la Alta Comisionada de DDHH de la ONU, a quien buscan arrastrar hacia una postura intervencionista.

No hay comentarios.: