Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

Bolsonaro recibe en su oficina y sin honores al designado por Trump confirmando que "Maduro les ganó otra vez"

el designado por Trump

Agencias
El presidente de Brasil, el neonazi Jair Bolsonaro se reunió el 28 de febrero con el autoproclamado presidente encargado de Venezuela. Llegó al Palacio del Planalto acompañado por el ministro de Exteriores brasileño, Ernesto Araújo.

Aunque Brasil reconoce al designado por Trump como presidente encargado de Venezuela, la reunión no se consideró una visita de Estado y se desarrolló en la oficina del líder brasileño.

Para el profesor del Departamento de Historia de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, Rafael Araújo, el designado por Trump fue a Brasil porque el hecho de no haber podido enviar ayuda humanitaria a Venezuela a través de las fronteras entre Brasil y Colombia lo ha debilitado.
"[El designado por Trump] fue derrotado el 23 de febrero. El Día D para él fue que entrase [en Venezuela] la ayuda humanitaria, y eso no sucedió. No entró y él perdió esa apuesta a manos de Nicolás Maduro", dice a Sputnik.

En unas declaraciones a la prensa tras la reunión con  el designado por Trump, Bolsonaro dijo que Brasil actuaría de acuerdo a la ley para restaurar la democracia en Venezuela.

Las palabras del mandatario brasileño, según Rafael Araújo, demuestran que el hecho de que Brasil se apartase de la posibilidad de una intervención militar en el país vecino tuvo su peso y que influyó en la posición de otros países.

"La posición de Brasil es que, por mucho que reconozcan al designado por Trump y por mucho que Brasil lo apoye, en estos momentos prefiere al menos enfriar y calmar un poco los ánimos e, incluso, bajar el tono de Estados Unidos", dice.

Según el profesor, "Estados Unidos e incluso Rusia" están pintando el diálogo y la soberanía como salidas para que Venezuela comience a salir de este estado de "profunda crisis política". Añade que la llegada del designado por Trump no ha dado buenos resultados, aunque sí fue importante simbólicamente.

"Fue simbólico para Bolsonaro recibir al [designado por Trump], pero no pasó de ahí. En realidad fue un intento mucho más simbólico de demostrar que Brasil sigue siendo un aliado y un aliado importante, pero sigue perdiendo la guerra contra Nicolás Maduro. Hasta el día de hoy, Guaidó está perdiéndola", subraya.

Además de Bolsonaro, el designado por Trump se encontró con varios diplomáticos extranjeros en la capital brasileña. El 1 de marzo se reunió en Asunción (Paraguay) con el presidente de la nación, Mario Abdo Benítez.

No hay comentarios.: