Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

REPORTAJE: Tanto quejarse y hablar pendejadas de Venezuela para terminar cortando hoja de coca en Colombia

Narcocultivos

AFP
Con los primeros arbustos las manos se ampollan y parecen latir de la hinchazón, pero lo peor - ahora lo saben - es cuando la piel revienta en sangre. Y entonces los venezolanos maldicen, porque ninguno imaginó que huiría de la crisis para recolectar hoja de coca en Colombia, dije la AFP en un nuevo reportaje cargado de propaganda que ha publicado hoy.
Colombia es el principal productor y exportador mundial de cocaína del mundo y su economía es movida por el dinero del narcotráfico casi en su totalidad mientras sus cuerpos policiales y militares se encuentran totalmente penetrados por el narcotráfico.

Cientos de venezolanos sobreviven gracias a los narcocultivos y bajo las estrictas normas de comportamiento que rigen en los territorios cocaleros de la frontera, donde la vida no vale nada. Atrás quedó hablar mal del propio país y compartir las corras más horrendas, la mayoría inventadas, por las redes sociales. En los territorios del narco a la vista de las autoridades corruptas de Colombia, la ley y el respeto a la vida es lo más ausente.

Emigrar para ser delincuentes de la peor calaña
Dejaron de ser obreros, taxistas, pescadores o vendedores en su país para recolectar la hoja que sirve para fabricar cocaína, una actividad ilegal de la que apenas habían oído hablar y que los desgarra física y moralmente. Dijeron que se iban a "prosperar" fuera del país que ya no querían, pero terminaron como delincuentes trabajando como esclavos para los barones de la droga colombianos.

Xenofobia también
Por décadas solo los colombianos migraban internamente hacia el Catatumbo, pero desde 2016 están llegando venezolanos.

Pese a que es una zona prácticamente militarizada, grupos armados ejercen influencia y se disputan el control de los narcocultivos. Hasta 2017 Catatumbo concentraba el 16,5% del total de las siembras ilegales en Colombia, el mayor proveedor mundial de cocaína.

También por esta región petrolera y con grandes yacimientos de carbón han corrido ríos de sangre por el conflicto armado.

Naikelly Delgado, de 36 años y exobrera de una petroquímica, también se fue de Venezuela. Ella y su hermana llegaron un viernes de 2016 a Pacelli, un corregimiento o poblado del Catatumbo.

Dos días después Naikelly iba camino hacia una finca donde se emplearía como cocinera, pero terminó yéndose a los plantíos para ganar más dinero. Cuando terminó la primera jornada no podía ni lavar su ropa.

Las manos "se le llenan a uno de hongos; a uno la piel se le destiñe, se le brota" y no sabe si es por la hoja o por el veneno, dice. Además, pensaba que "estaba contribuyendo con hacer el mal" y pedía perdón a Dios.

Con 3.200 pobladores, Pacelli ha recibido a casi 1.000 venezolanos desde 2016.

La mayoría terminó trabajando en narcocultivos y desplazando la mano de obra colombiana, según Gerson Villamizar, máxima autoridad comunitaria.

"Los venezolanos por lo general trabajan y envían el dinero (...) entonces el dinero no circula [acá] y hay un impacto negativo, sobre todo para los comerciantes", señala a la AFP.

Apenas llegan deben someterse a reglas de convivencia locales que prohíben la prostitución, el consumo de drogas y el porte de armas. Incluso están obligados a portar una carta de recomendación de lugareños para trabajar en los narcocultivos.

Unos 100 venezolanos han sido expulsados por hurtos, intentos de homicidio y consumo de alucinógenos.

Villamizar dice que el destierro es la forma de "salvaguardarles la vida" a los infractores, porque si se quedan podrían ser ajusticiados por las organizaciones armadas.

No hay comentarios.: