Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

EE.UU. nombra como enviado especial para Venezuela a un violador de Derechos Humanos condenado

EA

Eliott Abrams, exdiplomático de EEUU

Agencias
Elliott Abrams (24 de enero de 1948) es un político, escritor y diplomático estadounidense que trabajó para los Presidentes Ronald Reagan y George W. Bush.​ Abrams fue condenado por el escándalo Irán–Contra mientras servía a Reagan, pero fue indultado por George H. W. Bush.
Actualmente trabaja en el Consejo en Relaciones Extranjeras.​ Además de otros consejos y lobbys políticos.​ A pesar de ser judío, Abrams ha denunciado que los cristianos son la religión más perseguida actualmente en el mundo.

Según refiere la periodista estadounidense Eva Golinger, Elliott Abrams fue Asistente Asesor de Seguridad de Estado del Presidente George W. Bush. Además fue hallado cupable de haber participado en el escándalo “Iran-Contra”, junto con sus colaboradores Otto Reich, John Negroponte y Oliver North, durante la presidencia de Ronald Reagan. 

Durante su mandato como Asistente Secretario de Estado por Derechos Humanos y luego como el Asistente Secretario de Estado por Asuntos Interamericanos, Abrams estuvo involucrado en múltiples violaciones de los derechos humanos en El Salvador, Honduras y Nicaragua, colaborando con grupos violentos y mercenarios sanguinarios en aquellos paises considerados “contrarrevolucionarios”. 

También, según Golinger y otros reputados periodistas, Elliott Abrams ayudó a planificar el golpe de estado de abril 2002 contra el Presidente Chávez en Venezuela, junto con su colega Otto Reich.


Elliott Abrams y el tráfico de drogas para financiar a la contra nicaragüense
George Bush, padre, y el ex dictador panameño Manuel Noriega eran socios desde antes del asesinato de Omar Torrijos, complot donde el preso de París participa con la CIA, la de Bush precisamente; esa asociación era por negocios geopolíticos, más de lo primero. 

Los dos estaban unidos a través de los episodios que luego estallan en Washington como el escándalo Irán - Contras. Ese hecho amoral que se inicia con Ronald Reagan, pero siempre con Bush como mentor, pretende derrocar a los comandantes marxistas - sandinistas de Managua, primero con dólares oficiales del Congreso, y prohibidos éstos, entonces se inventan otras monedas fuertes provenientes de armas vendidas a Irán —los diablos de hoy para Washington— en su guerra de entonces contra Irak. 

Como esa plata no les alcanzaba, colocan al coronel Oliver North, del Consejo de Seguridad, dirigido por el almirante Poindexter, para que coordine el ingreso de toneladas de drogas a USA, con el semáforo semioficial en luz verde. Solo le pedían a los carteles colombianos ir a medias en el mercadeo de cocaína y el nuevo subproducto, crack, para el target bajo. Participan narcomafias mexicanas, generales hondureños, narcomercaderes cubanos del exilio y Noriega es designado gerente en Panamá, por sus nexos íntimos con Pablo Escobar Gaviria.

El atenuante para muchos panameños es que nadie conocía de esos secretos. Era una operación clandestina, encubierta, a espaldas de su Congreso.
Cuando muy tarde estalla esa porquería, Reagan con carita de santo pide perdón público y enjuician y destituyen como chivos expiatorios a Caspar Weinberguer, ministro de Defensa, al almirante Poindexter, al subsecretario de Estado Elliott Abrams y al propio Oliver North. Pronto Bush, su socio mayor, al convertirse en presidente, los indulta, enseñando sus manos cómplices.

Solo las denuncias y reacciones públicas que se inician en Panamá, en junio del 87, propician un escándalo en Washington, que se hincha y va develando el sucio negociado que estimula la droga en un pueblo ya enviciado, y se le piden cuentas al dúo Reagan - Bush. Solo por eso Manuel Noriega es abandonado por sus altos socios, uno de ellos, también llamado a juicio, muere durante el mismo; se trataba del padrino mayor, William Cassey, el top de la CIA.

Pompeo anuncia a Elliott Abrams como "enviado especial" para Venezuela 
Mike Pompeo, ha anunciado este viernes que el exdiplomático Elliott Abrams encabezará el equipo que trabajará sobre asuntos de Venezuela y ha vuelto a criticar el mandato "ilegítimo" del presidente del país, Nicolás Maduro. 

"Elliott va a ser un verdadero activo en nuestra misión para ayudar al pueblo venezolano a restaurar totalmente la democracia y la prosperidad en su país", ha dicho, antes de confirmar que le acompañará mañana a Naciones Unidas para la reunión del Consejo de Seguridad sobre Venezuela.

Así, ha dicho que esta reunión del organismo internacional "llega con mucho retraso" y ha reiterado que Estados Unidos "pedirá a otras naciones que apoyen la transición democrática en Venezuela".

Abrams fue parte de los gobiernos de los expresidentes Ronad Reagan y George W. Bush y fue condenado por esconder información al Congreso en el escándalo  Irán-Contra, si bien fue posteriormente indultado por George H.W. Bush.

El propio Abrams ha señalado que "la crisis en Venezuela es profunda, difícil y peligrosa". "No puedo esperar para empezar a trabajar en el tema", ha agregado, tras las palabras de Pompeo.

El Gobierno estadounidense expresó su reconocimiento al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, poco después de que el miércoles se autoproclamara como "presidente encargado" del país.

Mentor e idéologo del Grupo de Lima
En enero de 2018, hace  un año, Elliott Abrams dijo en el Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami que es “necesario elevar el nivel de atención” sobre lo que sucede Venezuela y también habría que pensar en “trabajar” junto a Canadá y presidentes latinoamericanos como el argentino Mauricio Macri o el presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, para ejercer presión sobre Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA). Configurando lo que haría el Grupo de Lima y todo su accionar contra Venezuela, según uno de los analistas consultados que pidió mantener su identidad en reserva por temor a ser objeto de represalias.

1 comentario:

  1. ESE INDIVIDUO NO ES BIENVENIDO A LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, NO SE LE PUEDE PERMITIR LA ENTRADA Y PUNTO

    ResponderEliminar