Nacionales

[Nacionales][bleft]

Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][twocolumns]

Economía

[Economía][twocolumns]

Opinión

[Opinión][bleft]

Jucio al Chapo: "Cada tanto se daba su festín con prostitutas colombianas"

Chapo


Agencias
Todo el mundo quedaba contento. ‘El Chapo’, porque se había acostado con una mujer bella. La mujer, porque ganaba buen dinero, y el intermediario entre los narcos y la mujer, porque se quedaba con un porcentaje no despreciable.

Así resume Carlos el ciclo de un negocio del que fue un feliz beneficiario: la contratación de mujeres hermosas que una o dos veces al mes viajaban a los campamentos de Guzmán para satisfacer su desaforado apetito sexual. “Guzmán no tenía límites, era una máquina sexual, un monstruo que había que alimentar constantemente”, relató. “Si no se acostaba con alguien un día, se comía lo que se moviera’”.

"Cada tanto se daba su festín con prostitutas colombianas. Colombia no solo produce más droga que ningún país en la tierra, también produce prostitutas como arroz, y de las buenas" dice otro entrevistado.

Droga, dinero y mujeres
Carlos es el nombre ficticio de un hombre que estuvo en las entrañas de los carteles de la droga y que relató esta historia con la condición de no revelar su verdadera identidad. El periodista Gerardo Reyes, de Univisión,  confirmó con varias fuentes su participación en los carteles mexicanos y las conexiones con los colombianos. Carlos colaboró con el Gobierno de Estados Unidos.

Mientras recordaba con los reporteros sus años de aventuras con droga, dinero y mujeres, pasaba con su índice cientos de fotografías en su teléfono celular. Al encontrar las imágenes de las jóvenes, conocidas en Colombia como ‘prepagos’, celebraba con una sonrisa.


‘Las putas colombianas, mejores’
“Esta estuvo allá, es modelo”, comentó. “Esta es actriz”, dijo al reconocer a una trigueña que trabajó en una narconovela.

‘El Chapo’ prefería las prostitutas colombianas, según él, no solo por su belleza, sino por su dulzura, cultura y simpatía. La mayoría de las veces Guzmán no escogía la modelo con quien quería pasar la noche. Las deficientes comunicaciones en las áreas remotas donde se movía, dificultaban el envío de fotografías.

Así que un grupo de mujeres y hombres proxenetas que se presentan como sofisticados ‘mánagers’ de la farándula y que son expertos en manejar los gustos de los narcos, explicó la fuente, se encargaban de escoger a las acompañantes de Guzmán y de sus hombres de confianza.

Buen pago 
Según Carlos, el promedio que se le pagaba a cada visitante era de unos 10,000 dólares más los gastos de transporte desde Colombia hasta Culiacán, la capital del estado de Sinaloa.

“Aunque había casos especiales de modelos muy costosas a quienes les pagan 20 o 25 mil”, agregó.

Sostuvo que los ayudantes de ‘El Chapo’ llevaban a las jóvenes a un rancho de maizales situado a unos 30 minutos de Culiacán. Allí las muchachas debían entregar sus teléfonos celulares y sus iPads antes de abordar las avionetas que las llevarían al corazón de la Sierra Madre Occidental, el inmenso refugio montañoso que Guzmán usaba con más frecuencia para esconderse. “Iban con su morralito y un ‘carry on’ (maleta de mano), se veían muy lindas”, recuerda Carlos.

Hasta la sierra
Todas pasaban por la prueba de nervios del vuelo de las avionetas de Guzmán a ras de los picos de los cerros y el espantoso aterrizaje en pistas de tierra muy cortas que terminaban en un pronunciado ascenso construido para desacelerar la avioneta.

Los refugios, equipados con luz eléctrica, aire acondicionado, cocinas y cuartos muy austeros para huéspedes, señaló Carlos, estaban situados a una media hora o 45 minutos de las pistas de aterrizaje en cuatrimoto. Según lo han descrito testigos en el juicio que se realiza en contra de Guzmán en una corte de Brooklyn, estos escondites de paso estaban vigilados por un primer círculo de unos 200 hombres, mientras que en el entorno cercano al capo se apostaban de 20 a 30.


Licor y sexo
Las visitantes eran llevadas en cuatrimotos a los campamentos donde las esperaba una febril jornada de música, licor y sexo que podría extenderse durante dos o tres días, las prostitutas recibían su ración, afirma Carlos.

Ampollas de juventud
"Otra de las asiduas visitantes a los campamentos de Guzmán era una mujer experta en terapias de rejuvenecimiento, afirma Carlos. Había hecho cursos en Europa de tratamientos antivejez que ponía en práctica con Guzmán.

“Le aplicaba inyecciones en la cara y le cuidaba la piel, porque la piel de ‘El Chapo’ estaba siempre llena de picaduras de mosquitos, raspones por todos lados de cuando andaba en el monte”, dijo Carlos. La misma mujer hacía brigadas de vacunación de los hombres de Guzmán.  

Pero, en la realidad, esas visitas se convertían en brigadas de sexo y salud.

No hay comentarios.: