Régimen estadounidense defiende con vehemencia al genocida saudita Mohamed Bin Salmán

dinero y sangre
ASCO Y NAUSEA Mike Pompeo exdirector de la CIA y actual Ministro de Exteriores de EE.UU. defendió sin rubor a su aliado saudí el sanguinario y despiadado heredero de la monarquía medieval y asesina que gobierna con mano de hierro la Arabia. Un contrasentido a la luz de los cacareados principios democráticos del régimen estadounidense.

Agencias
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, defendió febrilmente este miércoles al sanguinario "principe heredero" de la monarquía medieval que tiraniza Arabia, y afirmó que no hay evidencia directa que vincule al genocida Mohamed bin Salman con la muerte del periodista Jamal Khashoggi un ex aliado y ex socio de la casa Saud que saltó la talanquera y fue asesinado, desmembrado y disuelto en ácido en el consulado saudí en Estambul.

"Yo creo que leí todos los informes de inteligencia que llegaron en las últimas horas. Los leí todos. No hay ningún elemento directo que vincule al príncipe heredero con la orden dada de asesinar a Jamal Khashoggi", dijo cínicamente Pompeo a la prensa tras una audiencia a puerta cerrada en el Senado.

Pompeo compareció en el Senado junto con el secretario de Defensa, Jim Mattis, para discutir la información que el gobierno de Donald Trump tiene sobre la muerte de Khashoggi, asesinado a principios de octubre en el consulado de Arabia Saudita en Estambul.

En su declaración Pompeo defendió ante los senadores la implicación de Estados Unidos junto a la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen.

"El sufrimiento en Yemen me duele, pero si Estados Unidos no estuviera involucrado en Yemen, esto sería mucho peor", dijo Pompeo ante los senadores, que deben votar esta semana si Estados Unidos pone fin a su apoyo militar a la coalición liderada por Riad.

Yemen sufre desde 2014 un sangriento conflicto durante el cual los rebeldes chiitas lograron hacerse con la capital Saná en enero de 2015. Las milicias hutíes cuentan con el apoyo de Irán, pero Teherán niega que les entregue cualquier apoyo militar. 

"Este conflicto no es opcional para Arabia Saudita, y abandonarlo también pone en riesgo los intereses estadounidenses", anadió Pompeo.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.