Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][bsummary]

Opinión

[Opinión][bleft]

Economía

[Economia][twocolumns]

Viral

[Viral][bsummary]

Moradores de Complejo Urbanístico en El Menito: "Tenemos tres semanas sin agua y nadie hace ni dice nada" (+Riesgo de Epidemia)

riesgo


Ronny Marrufo B. / Enviado Especial
Habitantes del Mega Complejo Urbanístico Fabricio Ojeda, en El Menito, denuncian la indolencia de las autoridades de DUCOLSA y de la incompentente Alcaldía del Municipio Lagunillas luego de tres semanas sin el vital líquido. A los problemas de transporte e inseguridad se suma ahora la falta del vital líquido. El riesgo de una epidemia está latente en el inmenso complejo donde habitan casi 40 mil personas. 

"Son ya 23 días sin agua. Cada dos días llega por unos diez minutos un chorrito que parece chocolate, que no se puede usar ni para lavar ni mucho menos para cocinar o ingerir. Traté de hervir una parte de lo que pude recoger en una taza, y en el fondo de la olla lo que quedó fue un sedimento de dos cm de espesor" cuenta con resignación Ésida Pirela, también moradora del mega complejo.

"Como cualquiera que viva aquí sabe, estos apartamentos son para familias pequeñas, son muy cómodos y bonitos, están bien hechos, pero acá uno no puede tener un tanque como reserva de agua ¿dónde lo pone uno si aquí no cabe si no la gente, la cocinita, la lavadora y las camas para dormir? Por eso no podemos sino mentarle la madre a quienes no han garantizado el surtido del agua al complejo estos días" señala enfático Kuriako Cepeda, también habitante de Fabricio.

"El gran problema de esta zona es que esto está completamente aislado, no hay manera de acercarse a otro lugar a ver si se consigue aunque sea un botellón para cocinar y beber. Acá hay varios negocios que venden el agua pero ya estaban vendiendo el botellón en 2 millones de Bs, 20 soberanos, en efectivo los muy hijos de ***. Hoy dicen que no tienen porque desde el lunes la van a poner a 6 millones, ¡algo increíble y el alcalde de mier*** que tenemos bien gracias" dice visiblemente enojado Críspulo Andrade, habitante del complejo construido por Hugo Chávez para los ciudadanos que vivían en las áreas de subsidencia.

Además del agua, Fabricio Ojeda también padece otros problemas. La falta de transporte y la estafa a la que se ven sometidos diariamente los habitantes del bonito complejo por parte de chóferes inescrupulosos, son el pan de cada día. Además, la inseguridad se mantiene debido a la llegada incontrolada de hampones de otras zonas, sobre todo en las noches, atraídos por la falta de vigilancia, los cuales en yunta con algunas escorias que también residen en la urbanización, mantienen con un ojo abierto en las noches a los vecinos ante el peligro de un robo de baterías o de un artefacto. Incluso los bombillos se los han robado. 

"Estos días una escoria como tú dices, se metió en el edificio y venía robándose los bombillos desde el tercer piso. Afortunadamente un vecino al que la hija le llega tarde y la estaba esperando se dio cuenta y nos avisó. Al delincuente lo agarramos en el primer piso, con 10 bombillos en un bolso. Le dimos una paliza bien buena y un vecino quería lanzarlo de la azotea, pero una señora que es evangélica se opuso. Yo quería quitarle las uñas con una tenaza. Luego llamamos a la policía y se lo entregamos ¡parece que se cayó y por eso se aporreó!" cuenta anecdóticamente otro de los moradores, quien prefirió no identificarse. 

Es la realidad hoy de un hermoso complejo de apartamentos en Lagunillas, sueño del Presidente Chávez que hoy sus presuntos seguidores en el poder no atienden. 

"Vendrán las elecciones y Leonidas no sacará un voto acá" dice Emma Fleire quien afirma que "es inconcebible que luego de  3 semanas no tengamos ni solución ni respuesta". 

Los bachaqueros y estafadores hacen también de las suyas
Ante la mirada complaciente de las autoridades, los bachaqueros en Fabricio Ojeda hacen de las suyas diariamente. Aunque en Lagunillas un kilo de queso se consiga en 120 soberanos, en Fabricio algunos delincuentes cobran hasta 260 bolívares soberanos (26 millones de lo viejos), en una especie de ataque despiadado contra el bolsillo de la gente.

"Imagínate, mi quincena en PDVSA no alcanza para comprarle un kilo de queso a estas escorias con bodegas como tú dices" refiere a nuestro reportero Aníbal Echevez, trabajador petrolero y residente del complejo. "Encima piden efectivo los muy hijos de***" dice con rabia el hombre ya entrado en los 60 años quien exige "quitarle los apartamentos a esos atracadores con bodega".

"Aquí hay de todo en cuanto a comerciantes. Hay incluso trabajadores petroleros o del sector público con sus bodegas que cobran en efectivo un precio y otro en transferencias. Otros no aceptan transferencias. El gobierno debería investigarlos y botarlos. Un servidor público no puede estar atracando al pueblo. En cuanto a Leonidas,  esa vaina no saca un chivo a miar, por acá nunca se le ha visto. Ese alcalde como fracaso es todo un éxito" dice entre molesta y graciosa Raquel, madre de dos hijos y cuyo esposo tuvo que emigrar para no perecer por falta de recursos.

No hay comentarios.: