Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][bsummary]

Opinión

[Opinión][bleft]

Economía

[Economia][twocolumns]

Viral

[Viral][bsummary]

Sacerdote cuelga sus hábitos para casarse con su novio en Gran Canaria (+¡Se le cayó el plumero! )

plumero


Agencias
Giuliano Costalunga, era un sacerdote de Selva di Progno e Giazza, un pequeño pueblo al norte de Verona, en Italia, quien decidió dejar sus hábitos religiosos para poder casarse. La cosa no llegó hasta allí pues el abandono de hábitos del "sacerdote" incluyó un salto mortal desde el closet para casarse con su medio limón. La pregunta es ¿Dónde quedó aquello de hombre con mujer y mujer con hombre? 

La boda se realizó el pasado mes de abril en Gran Canaria, donde vive desde el año 2017 con su marido, Paolo, quienes tienen el apoyo de ambas familias y amistades.

La historia de amor de Giuliano y Paolo, comenzó en el hospital San Raffaele de Milán, donde el primero se recuperaba de un cáncer y el segundo acudía a una revisión rutinaria.

En ese momento empezaron a conversar formando una amistad. “Nos seguimos conociendo, las familias se quisieron y poco a poco la relación se hizo más fuerte hasta que en el 2015 me di cuenta que no era sólo amistad”, explicó Costalunga.

Pero fue sino el pasado 8 de febrero que Costalunga decidió mandar una carta al obispo de Verona, Giuseppe Zenti, donde le pedía que le dispensase de la vida clerical para poder casarse.

El exsacerdote contó que ambos, decidieron casarse en España ya que ahí se reconoce la ley del matrimonio homosexual, mientras la italiana sólo lo ven como una unión civil. “Paolo y yo somos marido y marido con la misma dignidad y los mismos efectos que un matrimonio heterosexual”, señaló Costalunga.

Por otro lado, este matrimonio ha caído muy mal en la diócesis de Verona, hasta el punto de que el obispo lo ha definido como una “dolorosa situación de familia”.

Según explicó el obispo Zenti, una vez ordenado sacerdote se es de por vida, y el fin del estatus clerical no compete a la diócesis sino a la Santa Sede. Actualmente, él le ha prohibido celebrar sacramentos en público o en privado, y le ha solicitado que haga esta reclamación por escrito al Vaticano.

Asimismo, Zenti indicó que “me habían llegado repetidas voces que entre él y Paolo, que vivía con don Giuliano, se notaba una cierta afectividad equívoca. Muchas veces le pregunté confidencialmente si había algo de verdad. Siempre me lo negó todo, y yo confiaba en él”.

Por los momentos, ambos esposos tratan de vivir lejos de los chismes y críticas, e intentan integrarse en un lugar donde puedan ser ellos mismos. “He vuelto a ser un simple laico profundamente enamorado de la fe y de Dios. A mi marido se lo digo siempre, yo le amo pero adoro a Dios. Rezamos juntos y le amamos juntos, y esto me ayuda a seguir adelante”, expresó Costalunga.

1 comentario:

  1. El titular de esta noticia es machista, promueve la homofobia y los crímenes de odio en contra de la población sexogénero diversa. Es una violación a los derechos humanos y a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

    ResponderEliminar