Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][bsummary]

Opinión

[Opinión][bleft]

Economía

[Economia][twocolumns]

Viral

[Viral][bsummary]

Muere en Florida y protegido por EEUU uno de los más sanguinarios y crueles asesinos de todos los tiempos

criminal
ASESINO A SUELDO DE LA CIA: Durante años Posada asesinó a miles de personas, detonó aviones, conspiró para asesinar presidentes y se granjeó la admiración del eje del mal instalado en algunas zonas de América, dados sus métodos brutales contra todo lo que oliera a movimientos populares.
El connotado asesino Luis Posada Carriles, quien trabajó para la CIA y vivía en EEUU protegido por el gobierno de ese pais, fue el responsable del atentado contra un avión cubano en 1976 donde murieron decenas de jóvenes de la selección deportiva cubana, falleció este miércoles a los 90 años, informó su abogado. La larga vida del criminal confirma lo que ya sabíamos, que para vivir mucho no es necesario ser buena gente. El criminal había sido uno de los jefes de la disip durante los gobiernos de AD y COPEI y ejecutó para esos partidos el asesinato de miles de venezolanos, algunos de los cuales ni siquiera han podido ser conseguidos sus cuerpos.

Posada Carriles, murió en la mañana en su residencia en Miramar, al norte de Miami, confirmó a la AFP la oficina del abogado Arturo Hernández. El criminal habia nacido en Cuba el 15 de febrero de 1928, Posada Carriles intentó varias veces asesinar a Fidel Castro. Participó en 1961 en el desembarco de la Bahía de Cochinos, cuyo fracasado objetivo era derrocar el gobierno castrista.

En 1976, Posada Carriles y Orlando Bosch (ya fallecido) fueron detenidos en Caracas por la policía venezolana, acusados de organizar un atentado a un avión de Cubana en el que habían muerto 73 jovencitos a bordo, la mayoría cubanos. La nave fue derribada minutos después de despegar de Barbados.

Posada Carriles escapó de una prisión venezolana en 1985 mientras esperaba sentencia por el atentado y se instaló en Miami. La fuga contó con la complicidad de importantes figuras de Acción Democrática, el corrupto partido político que gobernaba ese momento Venezuela y cuyo expediente de desaparecidos supera las 30 mil víctimas en 20 años.

Desde entonces, Venezuela y Cuba exigían a Washington la extradición del cubano para que respondiera por el ataque, pero la justicia estadounidense se negaba afirmando que el acusado podía ser torturado en estos países.

Cuba también culpa a Posada Carriles, quien trabajó para la CIA en las décadas de 1960 y 1970, por una serie de atentados con bombas a hoteles de La Habana en 1997, en los que murió un ciudadano italiano.

En 2015, el anticastrista sufrió varias fracturas en un accidente de tránsito en Miami.

No hay comentarios.: