Internacionales

[Internacionales][bsummary]

Sucesos

[Sucesos][bsummary]

Opinión

[Opinión][bleft]

Economía

[Economia][twocolumns]

Viral

[Viral][bsummary]

FMI impone a Argentina un MEGAPAQUETAZO que implica el despido de más de 1 millón de personas

FMI impone a Argentina un MEGAPAQUETAZO que implica el despido de más de 1 millón de personas

Red de Noticias
Los técnicos del Fondo Monetario Internacional le exigen al Gobierno de Mauricio Macri que lleve a cabo un ajuste previsto del orden de los 200.000 millones de pesos, es decir, unos 8.000 millones de dólares que el Ejecutivo nacional deberá podar del Presupuesto bianual ( 2018-2019) para cerrar el acuerdo con el Fondo, según publicó Marcelo Bonelli en un periódico argentino. 

Tal ajuste implicaría el despido de por lo menos 1 millón de personas, tanto en los sectores públicos como el privado como consecuencia de la reducción presupuestaria que afectará ingresos y movimiento económico. El paquete también implicaría la eliminación o reducción significativa de las ayudas y programas sociales que aún persisten en ese país, con un incremento en la pobreza de por lo menos un 30% y una caída del valor real de los salarios de un 47% según fuentes informadas sobre el tema.

La cifra surge de las nuevas metas fiscales que reclama el FMI, lo cual, significaría para el organismo internacional de un desequilibrio para este año del 2,5 % del PBI y para el próximo, del 1,5 %. Ambas metas son un poco más exigentes que las que pretende negociar la Casa Rosada.
 
Alejandro Werner, integrante del Fondo, exige bajar el rojo en forma acelerada para darle credibilidad internacional a la Argentina que acarreará un importante recorte y muchos conflictos: sin escalas y sin gradualismo reduce a la mitad el déficit de la Tesorería.

Para cumplir con este recorte, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, hizo los deberes y preparó un menú de veinte medidas. El convenio recién comenzó a negociarse y si bien hay voluntad de acuerdo de ambas partes, empezaron a asomar las primeras diferencias. La postura de los burócratas de Washington implica una decisión concreta: abandonar el gradualismo y aplicar el típico shock económico que a causado cientos de miles de muertos en América Latina desde los años 80 como consecuencia de los ajustes injumanos que recomienda el órgano tecno crático.

Se pasaría de un déficit actual del 3,2 % a otro del 1,5 %. Además, la Casa Rosada deberá abandonar las ineficaces metas de inflación porque “el acuerdo las pulverizará”.

No hay comentarios.: