El peor disfraz

sos disfraz

Carola Chávez
¿Recuerdas que en 2014 tuiteabas #SOSVenezuela, justo antes de salir de vacaciones de carnaval? Recuerdo que escribiste la misma etiqueta en el vidrio de tu camioneta, para dejar claro que no te ibas de vacaciones, sino a “hacer un paréntesis en medio de este infierno” -tal como justificaste, entonces, tu felicidad en Instagram.

¿SOSVenezuela qué? ¿A quién y qué clase de auxilio pedías?

¿Recuerdas cuando el año pasado, Juan Requesens en un foro en Miami, explicó cómo el objetivo de la violencia callejera que impulsaban era allanar el camino para una intervención militar gringa? Y ante semejante barbaridad, tú, en tu apartamento caraqueño, no sentiste nauseas ni rechazo, sino una chispita de esperanza, todo con tal de salir de Maduro. Yo lo recuerdo…

Entonces empezaron a telegrafiarte el cuento del corredor humanitario y tú, rapidito, incluiste la frase en tu vocabulario. Corredor humanitario, eso que se pide en situaciones atroces de guerra, de catástrofes naturales, donde no hay paréntesis de carnaval, ni tardes lindas que publicar en Instagram, solo muerte, dolor y miedo. Un corredor humanitario, eso pides tú para tu país en paz, sin imaginar lo que estás invocando.

Y se oficializa aquel bloqueo no declarado que nos venían imponiendo hace años, ahora   como “sanciones solo contra dirigentes chavistas”, y tú te lo tragas y pides más, y Julio Borges sale por el mundo a gestionar tu destrucción. Y Juan Guaidó, de Voluntad Popular, declara en CNN, feliz de la vida, que estas sanciones ”redundan en la mala calidad de vida de los venezolanos, y que (esto) debe redundar en presión a este régimen”. Y aún así tu insistes en creer que no hay medicinas, culpemaduro. Y Maduro hace piruetas para llevarte a tu casa comida y medicinas, un alivio a ”la mala calidad de vida” que las sanciones deben generar y ¡Chantaje! -dicen los que te ahogan. ¡Chantaje! -repites, aferrado, eso sí, a tu caja de CLAP.

Y Tillerson quiere sangre, y Borges dice ”Yes, sir!” y no firma el acuerdo de paz. Y el gobierno colombiano moviliza tropas a la frontera y tú le agradeces a Juan Manuel Santos que nos dedique sus desvelos en vez de dedicarlos a su país.

Y así te encuentra otro carnaval, con tu eterno disfraz de tonto útil, creyendo que quien te ayuda es tu enemigo y que tu verdugo te viene a salvar.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.