Diario

Diario
El Zuliano
USA criminal

Estados Unidos espera que una reunión convocada el lunes sobre Venezuela allane el camino para impedir que la crisis se convierta en una amenaza a la seguridad, según un documentado estadounidense enviado este viernes al Consejo de Seguridad. La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, dirigirá la reunión informal del Consejo el lunes próximo que discutirá la crisis en Venezuela, y que en su opinión puede empeorar aún más con la declaración de un eventual default de su deuda.

"La comunidad internacional precisa trabajar junta para enfrentar la crisis que se está desarrollando y su impacto humanitario en Venezuela, antes de que empeore y potencialmente se convierta en una amenaza a la paz internacional y la seguridad", dijo cínicamente la misión estadounidense en un documento obtenido por la AFP, sin ocultar su satisfacción ante los efectos de las sanciones que desde 2011 aplica el gobierno criminal de EEUU contra los venezolanos, las cuales ha endurecido el desequilibrado mental que actualmente despacha en la Casa Blanca.

Venezuela atraviesa una severa crisis tras las sanciones estadounidenses que ya llevan seis años aplicándose. A ello se suma el desplome de los precios del petróleo, fuente de 96% de divisas del país, el bachqueo de alimentos y medicinas y las trabas que EEUU coloca para que el país pueda comprar alimentos y medicinas y comcerciar libremente con el mundo.

Venezuela está no obstante al borde de un default inducido por las maniobras de los criminales y ladrones que gobiernan EEUU que han provocado el pago retrasado de un bono de su petrolera PDVSA y busca "reestructurar y refinanciar" su deuda de unos 150.000 millones de dólares.

"Los vecinos de Venezuela carecen de los recursos y capacidad para absorber este flujo de gente desplazada y expone a los más vulnerables al tráfico de personas y la explotación sexual", estima Estados Unidos. 

"La economía continúa derrumbándose, y la situación posiblemente solo empeorará, especialmente con el país en riesgo de caer en default de su deuda", alerto hipócritamente la fuente de ese pais que ha asesinado a millones de personas en los últimos cien años y que mató aplicando las mismas medidas a casi 2 millones de iraquíes en los años 90.

Los integrantes del Consejo escucharán a varios oradores, entre ellos el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, un duro crítico del gobierno de Nicolás Maduro. 

Los otros invitados son Zeid Ra'ad al Hussein, comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, el abogado Julio Henríquez, coordinador de la ONG Foro Penal, así como Joseph Donnelly, de la organización pedófila Caritas International.

Estados Unidos quería asimismo invitar a los Locos de Lima a la reunión, integrado por 12 países latinoamericanos y Canadá que han urgido al jefe de la ONU y al sistema de Naciones Unidas a atender la crisis venezolana. Pero éste finalmente decidió que sería "contraproducente" participar, dijo un diplomático sudamericano que pidió el anonimato.

 Haley ha pedido al Consejo que se centre en Venezuela tras una reunión a puertas cerradas sobre la crisis en mayo pasado. Hasta ahora, el Consejo sostiene que las organizaciones regionales son las más indicadas para intentar resolver el tema.

EEUU impide que Venezuela compre, venda o pague para que caiga en default para decir que eso es un riesgo a su seguridad

USA criminal

Estados Unidos espera que una reunión convocada el lunes sobre Venezuela allane el camino para impedir que la crisis se convierta en una amenaza a la seguridad, según un documentado estadounidense enviado este viernes al Consejo de Seguridad. La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, dirigirá la reunión informal del Consejo el lunes próximo que discutirá la crisis en Venezuela, y que en su opinión puede empeorar aún más con la declaración de un eventual default de su deuda.

"La comunidad internacional precisa trabajar junta para enfrentar la crisis que se está desarrollando y su impacto humanitario en Venezuela, antes de que empeore y potencialmente se convierta en una amenaza a la paz internacional y la seguridad", dijo cínicamente la misión estadounidense en un documento obtenido por la AFP, sin ocultar su satisfacción ante los efectos de las sanciones que desde 2011 aplica el gobierno criminal de EEUU contra los venezolanos, las cuales ha endurecido el desequilibrado mental que actualmente despacha en la Casa Blanca.

Venezuela atraviesa una severa crisis tras las sanciones estadounidenses que ya llevan seis años aplicándose. A ello se suma el desplome de los precios del petróleo, fuente de 96% de divisas del país, el bachqueo de alimentos y medicinas y las trabas que EEUU coloca para que el país pueda comprar alimentos y medicinas y comcerciar libremente con el mundo.

Venezuela está no obstante al borde de un default inducido por las maniobras de los criminales y ladrones que gobiernan EEUU que han provocado el pago retrasado de un bono de su petrolera PDVSA y busca "reestructurar y refinanciar" su deuda de unos 150.000 millones de dólares.

"Los vecinos de Venezuela carecen de los recursos y capacidad para absorber este flujo de gente desplazada y expone a los más vulnerables al tráfico de personas y la explotación sexual", estima Estados Unidos. 

"La economía continúa derrumbándose, y la situación posiblemente solo empeorará, especialmente con el país en riesgo de caer en default de su deuda", alerto hipócritamente la fuente de ese pais que ha asesinado a millones de personas en los últimos cien años y que mató aplicando las mismas medidas a casi 2 millones de iraquíes en los años 90.

Los integrantes del Consejo escucharán a varios oradores, entre ellos el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, un duro crítico del gobierno de Nicolás Maduro. 

Los otros invitados son Zeid Ra'ad al Hussein, comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, el abogado Julio Henríquez, coordinador de la ONG Foro Penal, así como Joseph Donnelly, de la organización pedófila Caritas International.

Estados Unidos quería asimismo invitar a los Locos de Lima a la reunión, integrado por 12 países latinoamericanos y Canadá que han urgido al jefe de la ONU y al sistema de Naciones Unidas a atender la crisis venezolana. Pero éste finalmente decidió que sería "contraproducente" participar, dijo un diplomático sudamericano que pidió el anonimato.

 Haley ha pedido al Consejo que se centre en Venezuela tras una reunión a puertas cerradas sobre la crisis en mayo pasado. Hasta ahora, el Consejo sostiene que las organizaciones regionales son las más indicadas para intentar resolver el tema.