Diario

Diario
El Zuliano
impunidad
Este artículo pretende medir si existe voluntad política real de proteger al pueblo venezolano por parte del gobierno. Los cambistas ilegales tomaron el centro de Maracaibo ante la mirada de todos. Si llevas 500 dólares te dan en efectivo 12 millones de bolívares, así como lo lee, un billete sobre el otro. ¡Y no hay efectivo para los honestos! Vamos pues gobernadora, vamos pues Omar Prieto, vamos pues Nicolás Maduro! Cúbranse de gloria y acaben con esa vaina! Y destituya al General Luis Morales, director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) quien parece que está de vacaciones, porque mientras todo el mundo sabe lo que pasa, dice que no está enterado. ¡Ya basta!

Diario Panorma reportó la situación hoy
A plena luz del día se produce un intercambio tan ilegal como descarado en el mercado de Las Pulgas. Comerciantes con tarantines delatan su función con carteles llamativos que dejan leer: "Compro oro, plata, dólares, pesos y euros" que pagan nse pagan en efectivo.

Los improvisados puestos se disfrazan con la venta de escasa mercancía. Sin ningún tipo de control por parte de las autoridades, el dinero pasa de una mano a otra a la vista de todos.

Algunos dueños de estos negocios informales asignan unos encargados, que al estar en presencia de una potencial compra, dejan soltar un "vamos a que el patrón para hacer el negocio", y llevan a la persona hacia los adentros del icónico mercado marabino.

Locales de empeño y de compra de oro y plata se escudan con esa fachada para también negociar con el cambio extranjero sin exponerse.

Escondidos del sol bajo una tolda, los comerciantes dejan muy claro al interesado, durante la negociación, que el peso colombiano se cotiza en 0,13 bolívares y que se le puede pagar de una vez el total ofrecido, con dinero en mano.

El caso del dólar se extiende. Los billetes de 5, 10 y 20 de esta moneda tienen un costo que ronda los 23 y 25 mil bolívares, mientras que los de 50 y 100 dólares se fijan en Bs. 34 mil cada uno, pudiendo escalar hasta los 40 mil.

Ante los que preguntan a cómo ofertan el cambio, los "brokers" de inmediato sacan su calculadora y con ella en mano teclean para sacar el total.

Andrea González pidió saber cuánto le ofrecían por 500 dólares en denominación de 10 y 20. El cálculo fue rápido: 500 x 24, lo que sumó 1 millón 200 mil bolívares, dispuesto a ser entregados en efectivo en ese preciso instante.

La situación contrasta con la escasez de efectivo que se agrava en la ciudad con cada día que pasa.
Estos precios presentan ciertas variaciones según como se haga la operación. Si se tiene el dinero extranjero en mano, se da mejor precio, y si se hace a través de transferencias electrónicas, el precio baja, considerablemente. Dentro y fuera de Las Pulgas, abundan las vitrinas decoradas con "cadáveres" del cono monetario nacional: billetes de 5, 10, 20, 500, 5.000 y 1.000 bolívares, junto a varias monedas también fuera de circulación.

En algunas de las estanterías, se fusionan la compra de monedas foráneas con la de oro y plata. Goteros con solución especial para consultar la legitimidad de las joyas se ven a través de los vidrios de los estantes, en los que un gramo de oro italiano de 18 quilates, lo estiman en 900 mil bolívares, mientras que las joyas de plata se calculan en 700 mil por gramo.

Con la proliferación de esta ilegalidad, se pueden tanto hombres como mujeres caminando, sin servirse de una lona, anunciando entre las personas que buscan divisas. Inclusive hay quienes extienden su tarjeta de presentaciónpara asegurar el contacto con el cliente.

Director de la PNB tiene mucho que explicarle al pueblo
El General Luis Morales, director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) manifestó no estar al tanto de la situació pero, a consecuencia de la denuncia hecha por este rotativo, hará un despliegue en la zona para evaluarla y tomar las medidas pertinentes. Es insólito que personas como esta dirijan un cuerpo policial que debería estar pendiente de atacar el crimen en lugar de lo que muchos han visto que realmente hacen.

De papaya pa llenar 10 buses: En Las Pulgas y la Libertador ofrecen 12 millones en efectivo si llevas 500 dólares

impunidad
Este artículo pretende medir si existe voluntad política real de proteger al pueblo venezolano por parte del gobierno. Los cambistas ilegales tomaron el centro de Maracaibo ante la mirada de todos. Si llevas 500 dólares te dan en efectivo 12 millones de bolívares, así como lo lee, un billete sobre el otro. ¡Y no hay efectivo para los honestos! Vamos pues gobernadora, vamos pues Omar Prieto, vamos pues Nicolás Maduro! Cúbranse de gloria y acaben con esa vaina! Y destituya al General Luis Morales, director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) quien parece que está de vacaciones, porque mientras todo el mundo sabe lo que pasa, dice que no está enterado. ¡Ya basta!

Diario Panorma reportó la situación hoy
A plena luz del día se produce un intercambio tan ilegal como descarado en el mercado de Las Pulgas. Comerciantes con tarantines delatan su función con carteles llamativos que dejan leer: "Compro oro, plata, dólares, pesos y euros" que pagan nse pagan en efectivo.

Los improvisados puestos se disfrazan con la venta de escasa mercancía. Sin ningún tipo de control por parte de las autoridades, el dinero pasa de una mano a otra a la vista de todos.

Algunos dueños de estos negocios informales asignan unos encargados, que al estar en presencia de una potencial compra, dejan soltar un "vamos a que el patrón para hacer el negocio", y llevan a la persona hacia los adentros del icónico mercado marabino.

Locales de empeño y de compra de oro y plata se escudan con esa fachada para también negociar con el cambio extranjero sin exponerse.

Escondidos del sol bajo una tolda, los comerciantes dejan muy claro al interesado, durante la negociación, que el peso colombiano se cotiza en 0,13 bolívares y que se le puede pagar de una vez el total ofrecido, con dinero en mano.

El caso del dólar se extiende. Los billetes de 5, 10 y 20 de esta moneda tienen un costo que ronda los 23 y 25 mil bolívares, mientras que los de 50 y 100 dólares se fijan en Bs. 34 mil cada uno, pudiendo escalar hasta los 40 mil.

Ante los que preguntan a cómo ofertan el cambio, los "brokers" de inmediato sacan su calculadora y con ella en mano teclean para sacar el total.

Andrea González pidió saber cuánto le ofrecían por 500 dólares en denominación de 10 y 20. El cálculo fue rápido: 500 x 24, lo que sumó 1 millón 200 mil bolívares, dispuesto a ser entregados en efectivo en ese preciso instante.

La situación contrasta con la escasez de efectivo que se agrava en la ciudad con cada día que pasa.
Estos precios presentan ciertas variaciones según como se haga la operación. Si se tiene el dinero extranjero en mano, se da mejor precio, y si se hace a través de transferencias electrónicas, el precio baja, considerablemente. Dentro y fuera de Las Pulgas, abundan las vitrinas decoradas con "cadáveres" del cono monetario nacional: billetes de 5, 10, 20, 500, 5.000 y 1.000 bolívares, junto a varias monedas también fuera de circulación.

En algunas de las estanterías, se fusionan la compra de monedas foráneas con la de oro y plata. Goteros con solución especial para consultar la legitimidad de las joyas se ven a través de los vidrios de los estantes, en los que un gramo de oro italiano de 18 quilates, lo estiman en 900 mil bolívares, mientras que las joyas de plata se calculan en 700 mil por gramo.

Con la proliferación de esta ilegalidad, se pueden tanto hombres como mujeres caminando, sin servirse de una lona, anunciando entre las personas que buscan divisas. Inclusive hay quienes extienden su tarjeta de presentaciónpara asegurar el contacto con el cliente.

Director de la PNB tiene mucho que explicarle al pueblo
El General Luis Morales, director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) manifestó no estar al tanto de la situació pero, a consecuencia de la denuncia hecha por este rotativo, hará un despliegue en la zona para evaluarla y tomar las medidas pertinentes. Es insólito que personas como esta dirijan un cuerpo policial que debería estar pendiente de atacar el crimen en lugar de lo que muchos han visto que realmente hacen.