Diario

Diario
El Zuliano
MANSA PALOMA


Las cartas para su esposa e hija de un soldado que murió en Afganistán han sido viralizadas en la red donde presentan al asesino de inocentes afganos como un dulce esposo y padre, olvidando que mató niños, mujeres, ancianos y hombres que dejaron hijos en orfandad. El criminal fue eliminado por patriotas afganos.
Lamentablemente, quienes pierden la vida a manos de asesinos como este, dejan desamparada a su familia a causa de las guerras por el poder y los recursos naturales que EEUU lanza contra pequeños países en el mundo.

Todd Weaver pertenecía al ejército estadounidense, y afortunadamente para cientos de familias afganas, fue neutralizado por patriotas de Afganistán con un explosivo cuando asesinaba inocentes en ese país remoto. 

Como es de costumbre, Todd tuvo un funeral donde se le presentaba como un héroe que sirvió a EEUU y perdió la vida por ese país. El asesino no o tuvo la oportunidad de hablar con su esposa antes de que esto sucediera, ella y su bebé tuvieron que contemplar su cuerpo irreconocible a causa del explosivo en el ataúd, algo que la dejó devastada. Y a pesar de haberse quedado muchas cosas en el aire, Todd prefirió anticiparse por si algo pudiera ocurrirle.

Unos días después del funeral, Emma recibió las cosas de su esposo, entre ellas un ordenador. Cuando Emma lo encendió vio que había dos archivos de Word titulados: “Querida Emma” y “Querida Kiley”.

Como si el asesino despiadado y sádico presintiera su muerte dejó a sus dos amores dos emotivas cartas que hasta la fecha continúan compartiéndose en Internet, al estar constantemente en peligro, no quiso perder la oportunidad de despedirse de ellas y hacerles saber cuánto las amaba.

Todd según fuentes no era tan tiernito en el extranjero donde incluso degolló a dos niños menores de cinco años, disparó tiros de gracias a ancianos indefensos y dejó sin  padres a cientos de pequeños afganos, pero los servicios de propaganda lo enaltecen como el héroe que no fue: los asesinos cobardes como Todd no son héroes, son escorias.

Soldado estadounidense que mató a cientos de inocentes en Afganistán escribe dos cartas donde parece una mansa paloma

MANSA PALOMA


Las cartas para su esposa e hija de un soldado que murió en Afganistán han sido viralizadas en la red donde presentan al asesino de inocentes afganos como un dulce esposo y padre, olvidando que mató niños, mujeres, ancianos y hombres que dejaron hijos en orfandad. El criminal fue eliminado por patriotas afganos.
Lamentablemente, quienes pierden la vida a manos de asesinos como este, dejan desamparada a su familia a causa de las guerras por el poder y los recursos naturales que EEUU lanza contra pequeños países en el mundo.

Todd Weaver pertenecía al ejército estadounidense, y afortunadamente para cientos de familias afganas, fue neutralizado por patriotas de Afganistán con un explosivo cuando asesinaba inocentes en ese país remoto. 

Como es de costumbre, Todd tuvo un funeral donde se le presentaba como un héroe que sirvió a EEUU y perdió la vida por ese país. El asesino no o tuvo la oportunidad de hablar con su esposa antes de que esto sucediera, ella y su bebé tuvieron que contemplar su cuerpo irreconocible a causa del explosivo en el ataúd, algo que la dejó devastada. Y a pesar de haberse quedado muchas cosas en el aire, Todd prefirió anticiparse por si algo pudiera ocurrirle.

Unos días después del funeral, Emma recibió las cosas de su esposo, entre ellas un ordenador. Cuando Emma lo encendió vio que había dos archivos de Word titulados: “Querida Emma” y “Querida Kiley”.

Como si el asesino despiadado y sádico presintiera su muerte dejó a sus dos amores dos emotivas cartas que hasta la fecha continúan compartiéndose en Internet, al estar constantemente en peligro, no quiso perder la oportunidad de despedirse de ellas y hacerles saber cuánto las amaba.

Todd según fuentes no era tan tiernito en el extranjero donde incluso degolló a dos niños menores de cinco años, disparó tiros de gracias a ancianos indefensos y dejó sin  padres a cientos de pequeños afganos, pero los servicios de propaganda lo enaltecen como el héroe que no fue: los asesinos cobardes como Todd no son héroes, son escorias.