Diario

Diario
El Zuliano
crisis

Asdrúbal Bocanegra
Hoy el dólar paralelo casi rozó los 40 mil bolívares. A pesar de ser ilegal, el DT es el marcador de los precios en nuestro país, gústenos o no. Mientras tanto el gobierno da la impresión de estar dejando pasar, esperando una especie de milagro que no va a ocurrir. Día tras día los venezolanos de a pie nos empobrecemos más. El sueldo básico integral no cubre ni 5 días de comida para una familia. El sueldo de un ingeniero en la industria petrolera con 20 años de experiencia, los mejores pagados hace tiempo,  no es ni siquiera 1 dólar diario (límite de pobreza). 

El pueblo se ha mantenido leal al proceso político bolivariano. Es innegable. Pero la paciencia tiene un límite. El amor y el cariño también. Se supone que el gobierno debería proteger al pueblo, pero esa protección no podemos decir que se sienta. Cada día se me quitan más las ganas de ver, escuchar o leer lo que dice el gobierno. Nada de substancia en lo que realmente importa. Ninguna medida económica. Nada. Solo algunos anuncios y habladera de pendejadas.

El Plan 50 se transformó en la mentira 50. ¿O me equivoco? Con anuncios no vive ni come la gente. Y la gente está sufriendo por la guerra económica, una guerra que peleamos solos porque el gobierno, Nicolás Maduro y su gente no hacen nada. Si la oposición ha sido despiadada en infligirnos dolor, el gobierno ha sido indiferente, no le huele ni hiede, le resbala.

Con un paralelo en 60 o 70 mil cuando termine el año, si acaso no más, cuántos millones de hambrientos se incorporarán. Imagínense que han llegado ya como 200 toneladas de trigo y yo aún no he visto el primer kilo de harina. Cómo será si ni siquiera se dice nada, se hace nada o se compadece nada.

Escucho una dirigencia y un presidente que viven en una burbuja. Comen bien y asumen que el resto de los venezolanos también lo hace. Malo no es sólo hacer cosas para causar daño; lo es también dejar que le hagan daño a la gente teniendo uno el poder de evitarlo. 

Presidente: Si espera un milagro, le adelanto que no ocurrirá. Si no hace nada, nada pasará. Es la ley de la causa y efecto. Deje de hacerle caso a todos esos genios ocultos  que de economía real saben tanto como yo, que soy médico, sé de electricidad.

Si lo ponemos en perspectiva a mi y a casi todo el país supongo nos interesa más vivir tranquilamente con nuestra comida, medicinas y cosas elementales que permanecer difuminándonos en aras de un sueño que cada vez me parece más que uds no comparten. 

Si el presidente no toma decisiones económicas contundentes ya, esto se lo lleva el carajo

crisis

Asdrúbal Bocanegra
Hoy el dólar paralelo casi rozó los 40 mil bolívares. A pesar de ser ilegal, el DT es el marcador de los precios en nuestro país, gústenos o no. Mientras tanto el gobierno da la impresión de estar dejando pasar, esperando una especie de milagro que no va a ocurrir. Día tras día los venezolanos de a pie nos empobrecemos más. El sueldo básico integral no cubre ni 5 días de comida para una familia. El sueldo de un ingeniero en la industria petrolera con 20 años de experiencia, los mejores pagados hace tiempo,  no es ni siquiera 1 dólar diario (límite de pobreza). 

El pueblo se ha mantenido leal al proceso político bolivariano. Es innegable. Pero la paciencia tiene un límite. El amor y el cariño también. Se supone que el gobierno debería proteger al pueblo, pero esa protección no podemos decir que se sienta. Cada día se me quitan más las ganas de ver, escuchar o leer lo que dice el gobierno. Nada de substancia en lo que realmente importa. Ninguna medida económica. Nada. Solo algunos anuncios y habladera de pendejadas.

El Plan 50 se transformó en la mentira 50. ¿O me equivoco? Con anuncios no vive ni come la gente. Y la gente está sufriendo por la guerra económica, una guerra que peleamos solos porque el gobierno, Nicolás Maduro y su gente no hacen nada. Si la oposición ha sido despiadada en infligirnos dolor, el gobierno ha sido indiferente, no le huele ni hiede, le resbala.

Con un paralelo en 60 o 70 mil cuando termine el año, si acaso no más, cuántos millones de hambrientos se incorporarán. Imagínense que han llegado ya como 200 toneladas de trigo y yo aún no he visto el primer kilo de harina. Cómo será si ni siquiera se dice nada, se hace nada o se compadece nada.

Escucho una dirigencia y un presidente que viven en una burbuja. Comen bien y asumen que el resto de los venezolanos también lo hace. Malo no es sólo hacer cosas para causar daño; lo es también dejar que le hagan daño a la gente teniendo uno el poder de evitarlo. 

Presidente: Si espera un milagro, le adelanto que no ocurrirá. Si no hace nada, nada pasará. Es la ley de la causa y efecto. Deje de hacerle caso a todos esos genios ocultos  que de economía real saben tanto como yo, que soy médico, sé de electricidad.

Si lo ponemos en perspectiva a mi y a casi todo el país supongo nos interesa más vivir tranquilamente con nuestra comida, medicinas y cosas elementales que permanecer difuminándonos en aras de un sueño que cada vez me parece más que uds no comparten.