Diario

Diario
El Zuliano
1

Plinio López Apuleyo-Mejía
Cada vez que aprobábamos un examen con 20 puntos cuando estudiábamos en el liceo, allá por los años 80, mi amiga Leticia siempre decía  que "menos mal que somos brutos, porque si fuéramos inteligentes no sé que hubiera pasado". Y lo decía debido a las ínfulas de Susana y Leandro, los dos echones de la clase; la primera scort de lujo unos años después y el segundo "santo cachón", también unos años después. 

Y es que si los chavistas no fuéramos tan brutos como dice la oposición ya hubiéramos colonizado marte. Demostración de lo bruto que somos es que ya nadie se acuerda de los seis meses o menos que nos dio en 2016 el viejito caga interiores que llaman Ramos Allup, ni los cinco días que nos dio en el gobierno hace casi 4 años  Reinaldo Poceta, del cual hoy nadie se acuerda, ni tampoco de la drenada de arrechera apenas comenzábamos el primer gobierno chavista luego de Chávez, ni de #La Salida del monstruo de Chacao, ni de la "inminente caída del régimen" que durante cuatro meses opositores y porquerías de todo tipo nos repitieron este año hasta el glorioso día 30 de julio cuando la elección constituyente y sus más de 8 millones de almas acabó con los efectos del captagón y otras drogas en las mentes "apocetadas" de los MUD que como buenos animales invocaron al demonio Trump para invadirnos, evitarnos comprar y hasta pagar...

Ahora, cuando les destapamos el tapaíto lllamado YUANAZO se dan cuenta que nos hicieron un favor porque la agresión nos ha permitido pasar a la ofensiva definitivamente y hacer mucho para desbancar y echar al traste de la basura a su amado Estados Hundidos. 

Porque resulta que las medidas económicas anunciadas por el Presidente Nicolás Maduro Moros, son apenas la punta del "aisber" o ICEBERG de lo que viene en camino. En los próximos meses no sólo se han se sentar las bases para un nuevo modelo económico, autónomo y que apunte a transformar este país en la potencia que siempre ha debido ser. También en los próximos meses el otro caga interiores, míster Trump, comprenderá la cagada que ha puesto agrediéndonos. Porque Venezuela está destinada por la Providencia a contribuir protagónicamente con la caída de lo viejo y la emergencia de una nueva relación de poderes a nivel mundo.

El impacto de esta decisión será tal que no sólo incidirá en la economía nacional sino en el sistema financiero internacional. Gente como el Profesor Jesús Gutiérrez, quien da clases en la Universidad Yacambú y tiene años diciendo que caeríamos en deafault y defendiendo a los agresores de nuestra Patria, debería renunciar e irse a regar maticas en su casa, porque no saben donde están parados y disfrazan deseos (malos) con realidades y capacidades. Y qué decir de Juan Rallo, alias Gallina Culeca.

Como dicen las noticias recientes, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este jueves 7 de septiembre que se implementará un nuevo sistema de pago internacional basado en una canasta de monedas para liberarse de la moneda gringa.

Esta decisión tendrá un impacto sustancial para la economía venezolana y el sistema financiero internacional. En octubre de 2016 el Fondo Monetario Internacional anunció la incorporación del yuan chino como moneda de reserva y determinó que formaría parte de la cesta mundial de divisas convertibles que hasta ese entonces era administrada por un club muy selecto: el dólar gringo, el euro, las libras esterlinas y el yen japonés.

Desde ese momento, el yuan puede ser utilizado como una moneda de reserva y de libre convertibilidad. Es decir, ahora las materias primas como el petróleo se pueden comerciar en yuanes sin que aplique una conversión previa a dólares o euros.

Con una canasta de monedas, Venezuela redefiniría su sistema financiero si decide, por ejemplo, denominar sus reservas de petróleo, gas y oro en una moneda alternativa. Con la canasta monetaria, la economía venezolana será menos vulnerable a las fluctuaciones del dólar y a las presiones políticas de los Estados Unidos.

YUANAZO dejó locos a sesudos analistas, escuálidos idiotas y envenenados, enchufados que odian a su Patria y demás porquerías

1

Plinio López Apuleyo-Mejía
Cada vez que aprobábamos un examen con 20 puntos cuando estudiábamos en el liceo, allá por los años 80, mi amiga Leticia siempre decía  que "menos mal que somos brutos, porque si fuéramos inteligentes no sé que hubiera pasado". Y lo decía debido a las ínfulas de Susana y Leandro, los dos echones de la clase; la primera scort de lujo unos años después y el segundo "santo cachón", también unos años después. 

Y es que si los chavistas no fuéramos tan brutos como dice la oposición ya hubiéramos colonizado marte. Demostración de lo bruto que somos es que ya nadie se acuerda de los seis meses o menos que nos dio en 2016 el viejito caga interiores que llaman Ramos Allup, ni los cinco días que nos dio en el gobierno hace casi 4 años  Reinaldo Poceta, del cual hoy nadie se acuerda, ni tampoco de la drenada de arrechera apenas comenzábamos el primer gobierno chavista luego de Chávez, ni de #La Salida del monstruo de Chacao, ni de la "inminente caída del régimen" que durante cuatro meses opositores y porquerías de todo tipo nos repitieron este año hasta el glorioso día 30 de julio cuando la elección constituyente y sus más de 8 millones de almas acabó con los efectos del captagón y otras drogas en las mentes "apocetadas" de los MUD que como buenos animales invocaron al demonio Trump para invadirnos, evitarnos comprar y hasta pagar...

Ahora, cuando les destapamos el tapaíto lllamado YUANAZO se dan cuenta que nos hicieron un favor porque la agresión nos ha permitido pasar a la ofensiva definitivamente y hacer mucho para desbancar y echar al traste de la basura a su amado Estados Hundidos. 

Porque resulta que las medidas económicas anunciadas por el Presidente Nicolás Maduro Moros, son apenas la punta del "aisber" o ICEBERG de lo que viene en camino. En los próximos meses no sólo se han se sentar las bases para un nuevo modelo económico, autónomo y que apunte a transformar este país en la potencia que siempre ha debido ser. También en los próximos meses el otro caga interiores, míster Trump, comprenderá la cagada que ha puesto agrediéndonos. Porque Venezuela está destinada por la Providencia a contribuir protagónicamente con la caída de lo viejo y la emergencia de una nueva relación de poderes a nivel mundo.

El impacto de esta decisión será tal que no sólo incidirá en la economía nacional sino en el sistema financiero internacional. Gente como el Profesor Jesús Gutiérrez, quien da clases en la Universidad Yacambú y tiene años diciendo que caeríamos en deafault y defendiendo a los agresores de nuestra Patria, debería renunciar e irse a regar maticas en su casa, porque no saben donde están parados y disfrazan deseos (malos) con realidades y capacidades. Y qué decir de Juan Rallo, alias Gallina Culeca.

Como dicen las noticias recientes, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este jueves 7 de septiembre que se implementará un nuevo sistema de pago internacional basado en una canasta de monedas para liberarse de la moneda gringa.

Esta decisión tendrá un impacto sustancial para la economía venezolana y el sistema financiero internacional. En octubre de 2016 el Fondo Monetario Internacional anunció la incorporación del yuan chino como moneda de reserva y determinó que formaría parte de la cesta mundial de divisas convertibles que hasta ese entonces era administrada por un club muy selecto: el dólar gringo, el euro, las libras esterlinas y el yen japonés.

Desde ese momento, el yuan puede ser utilizado como una moneda de reserva y de libre convertibilidad. Es decir, ahora las materias primas como el petróleo se pueden comerciar en yuanes sin que aplique una conversión previa a dólares o euros.

Con una canasta de monedas, Venezuela redefiniría su sistema financiero si decide, por ejemplo, denominar sus reservas de petróleo, gas y oro en una moneda alternativa. Con la canasta monetaria, la economía venezolana será menos vulnerable a las fluctuaciones del dólar y a las presiones políticas de los Estados Unidos.