Diario

Diario
El Zuliano


Este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó la designación anual para el año fiscal 2018, que hace Washington de los países a los que considera importantes zonas de producción o tránsito de narcóticos. Como nunca antes esta vez el "informe" es cada vez menos disimulado en cuanto a sus fines: culpar a los "enemigos" del gobierno liderado por Trump y exculpar a los autenticos responsables (entre ellos los propios EEUU). 

Colombia, primer productor universal de cocaína es excluido del informe Trump, pero Venezuela que no produce un gramo partido por la mitad de droga es culpado de permitir el narcotráfico. EEUU que es el primer productor mundial de marihuana y primer consumidor de cuanta droga se haya unventado no aparece por supuesto en el "informe". 

A través de un memorando, la Casa Blanca declaró: "por la presente, identifico a los siguientes países como principales países productores de drogas o tránsito ilícito de drogas: Afganistán, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela".

El documento señala que la presencia de estas naciones no representan "necesariamente un reflejo de los esfuerzos antidrogas de su gobierno o el nivel de cooperación con los Estados Unidos", sino que responde -en conformidad con las leyes de dicho país- a diferentes factores geográficos, comerciales y económicos que posibilitan el tráfico, pese a que los gobiernos de dichos países hayan "llevado a cabo las más asiduas medidas de control de narcóticos".

De los quince mencionados, sólo Bolivia y Venezuela figuran como las únicas naciones que -según Estados Unidos- "no han podido demostrar durante los doce meses anteriores cumplir con sus obligaciones en virtud de acuerdos internacionales contra el narcotráfico" ni "tomar las medidas requeridas" para evitarlo.

No hay necesidad de demostrar nada míster. EEUU no es jefe de Venezuela ni acá estamos supeditados a sus pedanterías y desplantes.

Según Trump Colombia no produce drogas, pero Venezuela es culpable de permitir el narcotráfico



Este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó la designación anual para el año fiscal 2018, que hace Washington de los países a los que considera importantes zonas de producción o tránsito de narcóticos. Como nunca antes esta vez el "informe" es cada vez menos disimulado en cuanto a sus fines: culpar a los "enemigos" del gobierno liderado por Trump y exculpar a los autenticos responsables (entre ellos los propios EEUU). 

Colombia, primer productor universal de cocaína es excluido del informe Trump, pero Venezuela que no produce un gramo partido por la mitad de droga es culpado de permitir el narcotráfico. EEUU que es el primer productor mundial de marihuana y primer consumidor de cuanta droga se haya unventado no aparece por supuesto en el "informe". 

A través de un memorando, la Casa Blanca declaró: "por la presente, identifico a los siguientes países como principales países productores de drogas o tránsito ilícito de drogas: Afganistán, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela".

El documento señala que la presencia de estas naciones no representan "necesariamente un reflejo de los esfuerzos antidrogas de su gobierno o el nivel de cooperación con los Estados Unidos", sino que responde -en conformidad con las leyes de dicho país- a diferentes factores geográficos, comerciales y económicos que posibilitan el tráfico, pese a que los gobiernos de dichos países hayan "llevado a cabo las más asiduas medidas de control de narcóticos".

De los quince mencionados, sólo Bolivia y Venezuela figuran como las únicas naciones que -según Estados Unidos- "no han podido demostrar durante los doce meses anteriores cumplir con sus obligaciones en virtud de acuerdos internacionales contra el narcotráfico" ni "tomar las medidas requeridas" para evitarlo.

No hay necesidad de demostrar nada míster. EEUU no es jefe de Venezuela ni acá estamos supeditados a sus pedanterías y desplantes.