Diario

Diario
El Zuliano
 Cataluña

El gobierno de Mariano Rajoy ha recurrido al corrupto Tribunal Constitucional español para frenar la iniciativa que se prevee sea seguida por los vascos y otras nacionalidades, lo que reduciría al otrora poderoso y criminal imperio español a un pedacito de tierra. Como la manipulada "justicia" no ha podido frenar las ansias libertarias de la nación catalana, Rajoy y su corrupto gobierno han optado por la censura, el arresto y amenaza de líderes y autoridades catalanas.

El ministro de Justicia de España, Rafael Catalá, ha afirmado que el "referéndum por la independencia" de Cataluña del próximo 1 de octubre es "ilegal", por lo que ha advertido que las fuerzas políticas que incurran en ese "delito" tendrán que asumir "responsabilidades penales".

"Un referéndum es un proceso que se basa en una convocatoria, que no existe porque ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional, y trae consigo un conjunto de elementos materiales: censo, urnas, papeletas, locales donde votar, tarjeta censal, una administración electoral. Ninguno va a existir en este proceso, por lo tanto no habrá referéndum", dijo Catalá en entrevista al diario 'La Razón'.

Una motocicleta con la bandera independentista durante la celebración del Día de Cataluña, el pasado 11 de septiembre "Una jornada romántica": El Gobierno español pedirá que corten la luz el día del referéndum

El ministro indicó que Madrid está dispuesto a dialogar "de todos los problemas" con las autoridades catalanas, pero negociar "exigiendo que el diálogo forme parte ese referéndum es hacerlo imposible desde el inicio". Al respecto instó a la Generalidad (Gobernación) de Cataluña a no crear tensiones "enfrentando a unos catalanes con otros", y añadió que el Gobierno español no va a caer "en ninguna trampa de provocación de altercados" de orden público.

Asimismo adelantó que en caso de que se efectúe el referéndum, Madrid utilizará "todos los mecanismos" para garantizar que la ley se cumpla. "Estamos en presencia de delitos de desobediencia, prevaricación y malversación (…) Un referéndum contra la Constitución no puede ser democrático. Es un delito y tiene una responsabilidad penal. Y si son 700 (alcaldes catalanes soberanistas) los que cometen un delito, serán 700 los que los que irán a juicio", advirtió Catalá, explicando que si todos esos regidores son inhabilitados entonces serían sustituidos por sus concejales.

    Ayer los 715 alcaldes catalanes que mostraron su apoyo al referéndum de autodeterminación del próximo 1 de octubre, y que están siendo investigados por la Fiscalía General de España, fueron recibidos en el Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalidad, en un acto que tenía como fin rechazar "la persecución judicial de los ediles" por parte de Madrid.

    "Esto no va de independencia, va de defensa de los derechos y las libertades de Cataluña", dijo en su intervención la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para quien las citaciones judiciales que ya han recibido algunos de los regidores catalanes son una "vergüenza".

Rajoy recurre a la censura, amenaza y brutal represión contra Cataluña (+Se hunde España)

 Cataluña

El gobierno de Mariano Rajoy ha recurrido al corrupto Tribunal Constitucional español para frenar la iniciativa que se prevee sea seguida por los vascos y otras nacionalidades, lo que reduciría al otrora poderoso y criminal imperio español a un pedacito de tierra. Como la manipulada "justicia" no ha podido frenar las ansias libertarias de la nación catalana, Rajoy y su corrupto gobierno han optado por la censura, el arresto y amenaza de líderes y autoridades catalanas.

El ministro de Justicia de España, Rafael Catalá, ha afirmado que el "referéndum por la independencia" de Cataluña del próximo 1 de octubre es "ilegal", por lo que ha advertido que las fuerzas políticas que incurran en ese "delito" tendrán que asumir "responsabilidades penales".

"Un referéndum es un proceso que se basa en una convocatoria, que no existe porque ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional, y trae consigo un conjunto de elementos materiales: censo, urnas, papeletas, locales donde votar, tarjeta censal, una administración electoral. Ninguno va a existir en este proceso, por lo tanto no habrá referéndum", dijo Catalá en entrevista al diario 'La Razón'.

Una motocicleta con la bandera independentista durante la celebración del Día de Cataluña, el pasado 11 de septiembre "Una jornada romántica": El Gobierno español pedirá que corten la luz el día del referéndum

El ministro indicó que Madrid está dispuesto a dialogar "de todos los problemas" con las autoridades catalanas, pero negociar "exigiendo que el diálogo forme parte ese referéndum es hacerlo imposible desde el inicio". Al respecto instó a la Generalidad (Gobernación) de Cataluña a no crear tensiones "enfrentando a unos catalanes con otros", y añadió que el Gobierno español no va a caer "en ninguna trampa de provocación de altercados" de orden público.

Asimismo adelantó que en caso de que se efectúe el referéndum, Madrid utilizará "todos los mecanismos" para garantizar que la ley se cumpla. "Estamos en presencia de delitos de desobediencia, prevaricación y malversación (…) Un referéndum contra la Constitución no puede ser democrático. Es un delito y tiene una responsabilidad penal. Y si son 700 (alcaldes catalanes soberanistas) los que cometen un delito, serán 700 los que los que irán a juicio", advirtió Catalá, explicando que si todos esos regidores son inhabilitados entonces serían sustituidos por sus concejales.

    Ayer los 715 alcaldes catalanes que mostraron su apoyo al referéndum de autodeterminación del próximo 1 de octubre, y que están siendo investigados por la Fiscalía General de España, fueron recibidos en el Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalidad, en un acto que tenía como fin rechazar "la persecución judicial de los ediles" por parte de Madrid.

    "Esto no va de independencia, va de defensa de los derechos y las libertades de Cataluña", dijo en su intervención la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para quien las citaciones judiciales que ya han recibido algunos de los regidores catalanes son una "vergüenza".