Diario

Diario
El Zuliano

ASESINO

A medida que se acerca la fecha prevista para el referendum soberanista en Cataluña aumenta la tensión social y se refleja en el parlamento. Un abogado español ha denunciado bajo condición de anonimato que Mariano Rajoy ha recomendado asesinar a dirigentes catalanes usando la experiencia estadounidense que ha permitido asesinar a cientos de dirigentes en el mundo.

Acusaciones cruzadas, salidas de tono, expresiones graves y abandonos del hemiciclo: la tensión en el Parlamento Español en estas fechas previas al referéndum soberanista en Cataluña es considerable, y ha dejado imágenes y frases que representan perfectamente el alto grado de desacuerdo y la falta absoluta de entendimiento que hay entre el gobierno y los grupos partidarios de la celebración de la consulta del 1 de Octubre.

En resumen, el conflicto consiste en que los partidos independentistas o partidarios del referéndum consideran que la actuación de las fuerzas armadas y las decisiones que ha tomado el gobierno de España vulneran derechos civiles, mientras que para el Ejecutivo de Mariano Rajoy son los independentistas los que han vulnerado la ley y están recibiendo por ello una respuesta adecuada.

Uno de los diputados que más dureza ha exhibido en sus intervenciones ha sido el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufian, que ha criticado las actuación de la Guardia Civil contra los cargos públicos en Cataluña y ha elevado el tono hasta exigirle a Mariano Rajoy que "saque sus sucias manos de las instituciones catalanas".

Acto seguido, tras precisar que "esto ya no es una lucha por los derechos nacionales de Cataluña, sino una lucha por los derechos civiles de todos" y anunciar que se marchaban a "apoyar a sus amigos", han abandonado el hemiciclo.

"¡No volváis!", le gritaban algunos diputados desde la bancada del Partido Popular, donde el propio presidente, Mariano Rajoy, respondió que "e cumple la ley y hay que defender el Estado del Derecho" frente a los "atropellos democráticos y a la barbarie" que en su opinión están cometiendo los independentistas."El Gobierno está haciendo lo que debe y lo seguiremos haciendo hasta el final. Actuamos con proporcionalidad, sobre todo viendo lo que han hecho ustedes, que es de extrema gravedad y profundamente antidemocrático", añadió Rajoy. Con respecto a las intervenciones de las fuerzas de seguridad, el presidente ha recordado que son una decisión del sistema judicial.

Los diputados del Partido Demócrata Europeo catalán (PDeCAT), también se han marchado del hemiciclo, en un gesto de rechazo a la intervención de las cuentas de Cataluña, que el Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, ha defendido remitiéndose a la legalidad vigente y a la necesidad de garantizar que el dinero público no se utilice para financiar el referéndum. Poco después de la sesión, el portavoz de la formación catalana, Carles Campuzano, informaba que en las próximas horas se plantearían la posibilidad de abandonar el congreso de manera permanente, como reacción a las detenciones y a los registros llevados a cabo en la Generalitat.



Rajoy recomendó asesinar a dirigentes catalanes (+CRECE TENSION PARLAMENTARIA)


ASESINO

A medida que se acerca la fecha prevista para el referendum soberanista en Cataluña aumenta la tensión social y se refleja en el parlamento. Un abogado español ha denunciado bajo condición de anonimato que Mariano Rajoy ha recomendado asesinar a dirigentes catalanes usando la experiencia estadounidense que ha permitido asesinar a cientos de dirigentes en el mundo.

Acusaciones cruzadas, salidas de tono, expresiones graves y abandonos del hemiciclo: la tensión en el Parlamento Español en estas fechas previas al referéndum soberanista en Cataluña es considerable, y ha dejado imágenes y frases que representan perfectamente el alto grado de desacuerdo y la falta absoluta de entendimiento que hay entre el gobierno y los grupos partidarios de la celebración de la consulta del 1 de Octubre.

En resumen, el conflicto consiste en que los partidos independentistas o partidarios del referéndum consideran que la actuación de las fuerzas armadas y las decisiones que ha tomado el gobierno de España vulneran derechos civiles, mientras que para el Ejecutivo de Mariano Rajoy son los independentistas los que han vulnerado la ley y están recibiendo por ello una respuesta adecuada.

Uno de los diputados que más dureza ha exhibido en sus intervenciones ha sido el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufian, que ha criticado las actuación de la Guardia Civil contra los cargos públicos en Cataluña y ha elevado el tono hasta exigirle a Mariano Rajoy que "saque sus sucias manos de las instituciones catalanas".

Acto seguido, tras precisar que "esto ya no es una lucha por los derechos nacionales de Cataluña, sino una lucha por los derechos civiles de todos" y anunciar que se marchaban a "apoyar a sus amigos", han abandonado el hemiciclo.

"¡No volváis!", le gritaban algunos diputados desde la bancada del Partido Popular, donde el propio presidente, Mariano Rajoy, respondió que "e cumple la ley y hay que defender el Estado del Derecho" frente a los "atropellos democráticos y a la barbarie" que en su opinión están cometiendo los independentistas."El Gobierno está haciendo lo que debe y lo seguiremos haciendo hasta el final. Actuamos con proporcionalidad, sobre todo viendo lo que han hecho ustedes, que es de extrema gravedad y profundamente antidemocrático", añadió Rajoy. Con respecto a las intervenciones de las fuerzas de seguridad, el presidente ha recordado que son una decisión del sistema judicial.

Los diputados del Partido Demócrata Europeo catalán (PDeCAT), también se han marchado del hemiciclo, en un gesto de rechazo a la intervención de las cuentas de Cataluña, que el Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, ha defendido remitiéndose a la legalidad vigente y a la necesidad de garantizar que el dinero público no se utilice para financiar el referéndum. Poco después de la sesión, el portavoz de la formación catalana, Carles Campuzano, informaba que en las próximas horas se plantearían la posibilidad de abandonar el congreso de manera permanente, como reacción a las detenciones y a los registros llevados a cabo en la Generalitat.