Diario

Diario
El Zuliano
Pedofilia
Renunció al cargo de Arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino. El pase a retiro del desprestigiado sacerdote, es producto de las normas que sobre la investidura del cargo están plasmadas en el Derecho Canónico de la Iglesia. Por su edad (75 años), estaba obligado a abandonar las funciones que le fueron conferidas en el año 2005 y dejar todo en manos del Papa Francisco.

No existe un plazo determinado para que el Sumo Pontífice nombre a su sucesor, pero tampoco se descarta que tal designación se produzca de un momento a otro. Conocedores del mundo eclesiástico, dan por descontado que el hecho se registre “antes de culminar el año”.

Otro aspecto que resaltan, apunta hacia el nuevo jefe del arzobispado capitalino. No se descarta que sea “un cura de pueblo” quien asuma la delicada e importante responsabilidad, visto el accionar de Francisco en situaciones similares en otras latitudes. Se barajan nombres de hombres que han hecho del catolicismo, una verdadera apuesta por la causa de los más necesitados.

El manejo que Urosa dio a la autoridad sustentada desde el Arzobispado, trastocó de forma alarmante las relaciones entre el Estado venezolano y la Iglesia Católica. Haber orientado su obligación pastoral hacia sectores de la derecha empeñados en la subversión y otros atajos ilegales para hacerse del poder político, causó seria tensiones entre ambos sectores. Frescos están aún los movimientos que públicamente el arzobispo saliente dio para respaldar a los representantes del golpismo, la burguesía y la oligarquía que aún traman acabar con la Revolución Bolivariana que –en sentido contrario- es apoyada por niveles populares de diferentes corrientes religiosas tanto nacional como internacionalmente.

Renuncia al Arzobispados el desprestigiado cardenal venezolano Urosa (+PEDOFILIA + GUARIMBAS + GOLPE DE ESTADO)

Pedofilia
Renunció al cargo de Arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino. El pase a retiro del desprestigiado sacerdote, es producto de las normas que sobre la investidura del cargo están plasmadas en el Derecho Canónico de la Iglesia. Por su edad (75 años), estaba obligado a abandonar las funciones que le fueron conferidas en el año 2005 y dejar todo en manos del Papa Francisco.

No existe un plazo determinado para que el Sumo Pontífice nombre a su sucesor, pero tampoco se descarta que tal designación se produzca de un momento a otro. Conocedores del mundo eclesiástico, dan por descontado que el hecho se registre “antes de culminar el año”.

Otro aspecto que resaltan, apunta hacia el nuevo jefe del arzobispado capitalino. No se descarta que sea “un cura de pueblo” quien asuma la delicada e importante responsabilidad, visto el accionar de Francisco en situaciones similares en otras latitudes. Se barajan nombres de hombres que han hecho del catolicismo, una verdadera apuesta por la causa de los más necesitados.

El manejo que Urosa dio a la autoridad sustentada desde el Arzobispado, trastocó de forma alarmante las relaciones entre el Estado venezolano y la Iglesia Católica. Haber orientado su obligación pastoral hacia sectores de la derecha empeñados en la subversión y otros atajos ilegales para hacerse del poder político, causó seria tensiones entre ambos sectores. Frescos están aún los movimientos que públicamente el arzobispo saliente dio para respaldar a los representantes del golpismo, la burguesía y la oligarquía que aún traman acabar con la Revolución Bolivariana que –en sentido contrario- es apoyada por niveles populares de diferentes corrientes religiosas tanto nacional como internacionalmente.