Diario

Diario
El Zuliano

Bruno Cheli Apacama
Con la soberbia que los caracteriza, ayer Leopoldo López, el homicida de 43 venezolanos en 2014 y de cientos en los años previos subió a la cerca electrificada de su casa y sacó la bandera de 7 estrella y el caballo asustado derogada por la Revolución y sustituida por la bandera que Bolívar había pensado para nuestro país.

El simbolismo detrás de ello es muy sencillo, nada de lo logrado en Revolución será respetado por la MUD de tomar el poder. Adiós prestaciones sociales, adiós casas de la Misión Vivienda (deberán ser pagadas a costo de mercado e indexadas según la inflación), adiós pensiones, adiós pre y post para las embarazadas, adiós derechos de los pueblos indígenas, adiós la eliminación de la recluta (EEUU nos solictará tropas y tendremos que enviar a nuestros hijos a pelear las guerras de los dueños de Leopoldo), adiós Universidades Públicas, adiós tantas cosas....

La contrarevolución se ha ensañado contra el pueblo venezolano utilizando a empresas Polar como punta de lanza, a los medios como agentes propagandísticos de los intereses norteamericanos. Un tipo que fundó un partido con dinero robado a PDVSA, que estudió seis meses en Harvard con una beca de Gran Mariscal de Ayacucho otorgada por su propio padre (que era el presidente del a Fundación Gran Mariscal de Ayacucho), que entró a trsbajar de analista en PDVSA porque su mamá lo metió, un tipo que no le llega ni al dedo gordo a cualquier ciudadano normal ha sido transformado por EEUU y sus esclavos en un portento de liderazgo...todo porque es capaz de odiar, de matar y herir sin compasión alguna.

En fin. Hoy que me levanté leyendo la noticia de un abogado colombiano, miembro de un cartel, que encima llama narconación a nuestro país que ni produce ni vende drogas,  que quiere matar a peos al Presidente de Venezuela; hoy luego de pensarlo...me quedé tranquilo. Dios no permitirá que un asesino como Leopoldo tenga la posibilidad de matar gente siendo presidente o gobernador. No lo permitirá. Y si lo permitiera, mejor me callo para no cometer una falta grave.

Un Leopoldo curado milagrosamente le recuerda a los venezolanos que ninguna cosa lograda en la Revolución será respetada de tomar el poder


Bruno Cheli Apacama
Con la soberbia que los caracteriza, ayer Leopoldo López, el homicida de 43 venezolanos en 2014 y de cientos en los años previos subió a la cerca electrificada de su casa y sacó la bandera de 7 estrella y el caballo asustado derogada por la Revolución y sustituida por la bandera que Bolívar había pensado para nuestro país.

El simbolismo detrás de ello es muy sencillo, nada de lo logrado en Revolución será respetado por la MUD de tomar el poder. Adiós prestaciones sociales, adiós casas de la Misión Vivienda (deberán ser pagadas a costo de mercado e indexadas según la inflación), adiós pensiones, adiós pre y post para las embarazadas, adiós derechos de los pueblos indígenas, adiós la eliminación de la recluta (EEUU nos solictará tropas y tendremos que enviar a nuestros hijos a pelear las guerras de los dueños de Leopoldo), adiós Universidades Públicas, adiós tantas cosas....

La contrarevolución se ha ensañado contra el pueblo venezolano utilizando a empresas Polar como punta de lanza, a los medios como agentes propagandísticos de los intereses norteamericanos. Un tipo que fundó un partido con dinero robado a PDVSA, que estudió seis meses en Harvard con una beca de Gran Mariscal de Ayacucho otorgada por su propio padre (que era el presidente del a Fundación Gran Mariscal de Ayacucho), que entró a trsbajar de analista en PDVSA porque su mamá lo metió, un tipo que no le llega ni al dedo gordo a cualquier ciudadano normal ha sido transformado por EEUU y sus esclavos en un portento de liderazgo...todo porque es capaz de odiar, de matar y herir sin compasión alguna.

En fin. Hoy que me levanté leyendo la noticia de un abogado colombiano, miembro de un cartel, que encima llama narconación a nuestro país que ni produce ni vende drogas,  que quiere matar a peos al Presidente de Venezuela; hoy luego de pensarlo...me quedé tranquilo. Dios no permitirá que un asesino como Leopoldo tenga la posibilidad de matar gente siendo presidente o gobernador. No lo permitirá. Y si lo permitiera, mejor me callo para no cometer una falta grave.