Diario

Diario
El Zuliano
la vuelta

Freddy Manzano, el yerno del entonces alcalde de San Francisco, Saady Bijani fue uno de los acusados por este fraude que dejó sin dinero a cientos de incautos. El despacho de la Fiscalía Novena, en manos de Eglée Puente, y su auxiliar Marbelis González, se convirtió en el centro de operaciones de la prolija averiguación penal, por los delitos de intermediación financiera y estafa.

De allí saliero las citaciones a testigos y todo lo relacionado con el escándalo que envuelve a funcionarios públicos, empresarios de la región y ciudadanos que invirtieron un total de 600 millones de dólares en la intrincada estructura financiera.

Fuentes cercanas a la investigación informaron que “el Ministerio Público emitió citaciones a ocho personas en calidad de imputados”. Esta sería la primera vez que la Fiscalía califica la actuación de algunas de las personas que han sido señaladas públicamente. Sin embargo, el hermetismo que reina en el despacho fiscal no permitió conocer los nombres de esas ocho personas.

En el proceso investigativo se presume que los fiscales Eglée Puentes, Marbelis González, Érica Paredes, Luis Abelardo Velásquez y María Lourdes Parra hallaron elementos que les permiten presumir que estas personas habrían cometido algún delito.

Sin embargo, apenas la etapa decisiva del caso comienza, pues aún está en etapa de investigación. Cuando la comisión fiscal realice el acto conclusivo no hay vuelta atrás.

En ese acto los fiscales tienen tres caminos: pueden acusar a los supuestos responsables, solicitar ante el tribunal de control el sobreseimiento de la causa y/o el archivo fiscal.

Saady Bijani actualmente está saliendo de su guarida. La impunidad se impuso como siempre, gracias a la Fiscalía.

Protagonistas
El cierre parcial de la calle 72 por parte de los funcionarios del Grupo Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional reveló el marasmo que el sistema de inversión de dólares, popularmente conocido como La Vuelta, dejó en la economía de la ciudad.

Dos días después el ex alcalde de Maracaibo, Gian Carlo Di Martino, denunció con nombre y apellido a los supuestos cabecillas de la estafa, que durante dos años inundó a Maracaibo de dólares, autos de lujo y derroche.

El ex burgomaestre señaló a Nelson Navarro y Giovanni Maroso como los principales responsables, ya que aunque ninguna de las empresas que salieron de “La Vuelta” están a su nombre, todo termina y comienza con identidades.

Sus testaferros -según Di Martino- fueron Ángel Rincón, tío político de Navarro, y Marcelo Recchia. El primero firmaba como presidente de Auto Leasing y el segundo era su vicepresidente.

Auto Leasing, ubicada en el piso 14 de la Torre Claret, sirvió como fachada para obtener “inversionistas”. Estas personas entregaban sus dólares tras negociar intereses exorbitantes, que llegaban incluso hasta el 20% mensual.

En esa misma rueda de prensa, Di Martino acusó a Freddy Manzano, el yerno del alcalde de San Francisco, Saady Bijani.

A estos señalamientos se sumó el abogado Eduardo Amesty, quien representa a varias víctimas.

Amesty dijo entonces que Manzano, junto con Jean Daniel Kadadihi, constituyeron la empresa National Invesment que servía de intermediario (brokers) en la intermediación financiera.

Ambos se constituyeron en captadores de clientes, que luego fueron defraudados cuando cayó “La Vuelta”.

En la larga lista de brokers destacan también Samuel Maya, esposo de la gerente general de la Alcaldía de San Francisco, y su yerno Jaime Lewis. 

El tiempo corre y “La Vuelta” sigue girando, pero esta vez sin ganancias millonarias. La ilusión de la riqueza fácil quedó atrás.

La Vuelta, la mega estafa que Saady Bijani no quiere que recuerdes

la vuelta

Freddy Manzano, el yerno del entonces alcalde de San Francisco, Saady Bijani fue uno de los acusados por este fraude que dejó sin dinero a cientos de incautos. El despacho de la Fiscalía Novena, en manos de Eglée Puente, y su auxiliar Marbelis González, se convirtió en el centro de operaciones de la prolija averiguación penal, por los delitos de intermediación financiera y estafa.

De allí saliero las citaciones a testigos y todo lo relacionado con el escándalo que envuelve a funcionarios públicos, empresarios de la región y ciudadanos que invirtieron un total de 600 millones de dólares en la intrincada estructura financiera.

Fuentes cercanas a la investigación informaron que “el Ministerio Público emitió citaciones a ocho personas en calidad de imputados”. Esta sería la primera vez que la Fiscalía califica la actuación de algunas de las personas que han sido señaladas públicamente. Sin embargo, el hermetismo que reina en el despacho fiscal no permitió conocer los nombres de esas ocho personas.

En el proceso investigativo se presume que los fiscales Eglée Puentes, Marbelis González, Érica Paredes, Luis Abelardo Velásquez y María Lourdes Parra hallaron elementos que les permiten presumir que estas personas habrían cometido algún delito.

Sin embargo, apenas la etapa decisiva del caso comienza, pues aún está en etapa de investigación. Cuando la comisión fiscal realice el acto conclusivo no hay vuelta atrás.

En ese acto los fiscales tienen tres caminos: pueden acusar a los supuestos responsables, solicitar ante el tribunal de control el sobreseimiento de la causa y/o el archivo fiscal.

Saady Bijani actualmente está saliendo de su guarida. La impunidad se impuso como siempre, gracias a la Fiscalía.

Protagonistas
El cierre parcial de la calle 72 por parte de los funcionarios del Grupo Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional reveló el marasmo que el sistema de inversión de dólares, popularmente conocido como La Vuelta, dejó en la economía de la ciudad.

Dos días después el ex alcalde de Maracaibo, Gian Carlo Di Martino, denunció con nombre y apellido a los supuestos cabecillas de la estafa, que durante dos años inundó a Maracaibo de dólares, autos de lujo y derroche.

El ex burgomaestre señaló a Nelson Navarro y Giovanni Maroso como los principales responsables, ya que aunque ninguna de las empresas que salieron de “La Vuelta” están a su nombre, todo termina y comienza con identidades.

Sus testaferros -según Di Martino- fueron Ángel Rincón, tío político de Navarro, y Marcelo Recchia. El primero firmaba como presidente de Auto Leasing y el segundo era su vicepresidente.

Auto Leasing, ubicada en el piso 14 de la Torre Claret, sirvió como fachada para obtener “inversionistas”. Estas personas entregaban sus dólares tras negociar intereses exorbitantes, que llegaban incluso hasta el 20% mensual.

En esa misma rueda de prensa, Di Martino acusó a Freddy Manzano, el yerno del alcalde de San Francisco, Saady Bijani.

A estos señalamientos se sumó el abogado Eduardo Amesty, quien representa a varias víctimas.

Amesty dijo entonces que Manzano, junto con Jean Daniel Kadadihi, constituyeron la empresa National Invesment que servía de intermediario (brokers) en la intermediación financiera.

Ambos se constituyeron en captadores de clientes, que luego fueron defraudados cuando cayó “La Vuelta”.

En la larga lista de brokers destacan también Samuel Maya, esposo de la gerente general de la Alcaldía de San Francisco, y su yerno Jaime Lewis. 

El tiempo corre y “La Vuelta” sigue girando, pero esta vez sin ganancias millonarias. La ilusión de la riqueza fácil quedó atrás.